Observatorio de Bioética, UCV

Un paso adelante en la regeneración medular

Noticias / Terapia celular

Un paso adelante en la regeneración medular
31 octubre
13:13 2014

Sin duda una noticia esperanzadora pero debemos ser cautos

Esta semana tanto la prensa nacional como la internacional se hacían eco de una publicación en la revista Cell Transplantation (CT-1239 Cell Transplantation Early Epub), que publica el resultado de un ensayo clínico donde se muestra un hombre de 38 años y de origen búlgaro cuya médula fue seccionada tras sufrir una puñalada en la espalda, que ahora puede caminar de nuevo con la única ayuda de un andador.

La lesión medular es una enfermedad que trastorna de forma muy dramática no sólo la vida de quien, bien de forma congénita bien repentina la sufre, sino de los familiares y amigos que viven de cerca las dificultades que atraviesa la persona no sólo en el ámbito físico sino también psicológico e incluso social. Es por esto que cualquier noticia relacionada con la lesión medular siempre genera un gran impacto social que puede llevarnos de forma precipitada a pensar que “ya tiene cura”. Debemos ser cautos e indagar un poco más.

Cuando sucede una lesión medular se produce una interrupción en la vía de comunicación entre los músculos y el cerebro, de forma que la información que éste envía para que se produzca un movimiento queda interrumpida como si de una conexión eléctrica se tratase. Este caso concreto publica los resultados de una terapia aplicada a un solo paciente, combinando el trasplante de tejido nervioso del tobillo con células de la glía envolvente olfatoria. La vía olfatoria, como caso excepcional en el sistema nervioso central, se caracteriza por tener la capacidad de regenerar continuamente las neuronas sensoriales olfatorias (que son las que nos permiten percibir los olores). En los últimos veinte años, estas células han sido motivo de investigaciones, por su habilidad para promover el crecimiento de las conexiones interrumpidas en la lesión medular, así como de cubrirlas de mielina (sustancia necesaria para que funcionen). De esta forma el tejido nervioso del tobillo actuó como “puente” entre los extremos sanos de la médula para que las células pudiesen desarrollar su función de manera más eficiente. Este tratamiento se complementó con cinco horas diarias de neurorrehabilitación con una frecuencia de entre 3 y 5 días a la semana. Siendo ésta una terapia lícita y válida, existen otras publicaciones con resultados también muy positivos utilizando diferentes tipos celulares (células madre procedentes de la médula ósea principalmente), terapia farmacológica e incluso electroestimulación. Debemos añadir también que ciertamente existe una casuística en cada paciente que sufre lesión medular de forma que una terapia que resulta exitosa en un paciente no es trasladable a todos los demás. Es por todo esto que el futuro en la recuperación de la lesión medular pasa por el estudio en profundidad de cada persona individualmente, y el tratamiento con una terapia combinatoria (celular, electroestimulación, fisioterapia, fármacos, biomateriales, etc.). Así resulta necesario contar con la ética profesional de los investigadores, que deben publicar sus resultados con impecable rigor científico y trabajar conjuntamente para combinar técnicas que posibiliten, en un futuro, que esta noticia que hoy conocemos sea extensible a todas las personas que sufren una lesión medular.

Un paso adelante en la regeneración medular
Relevancia

SINOPSIS: Es por todo esto que el futuro en la recuperación de la lesión medular pasa por el estudio en profundidad de cada persona individualmente, y el tratamiento con una terapia combinatoria (celular, electroestimulación, fisioterapia, fármacos, biomateriales, etc.).

Temáticas
Compartir

Acerca del autor

OBSERVATORIO DE BIOETICA UCV

Artículos relacionados

0 comentarios

Escribe un comentario

Su email no será publicado.
Los campos requeridos están marcados *