Observatorio de Bioética, UCV

Trasplante de útero a partir de una donante fallecida. Se da el primer caso

 Última hora

Noticias / Trasplante de órganos / BIOÉTICA PRESS

Trasplante de útero a partir de una donante fallecida. Se da el primer caso
22 mayo
11:31 2017

Hasta ahora los trasplantes de útero se han realizado utilizando donantes vivos, con resultados inciertos. Ahora se publica el primer caso de trasplante de útero a partir de una donante fallecida, que se ha realizado en Estados Unidos.

Poder resolver el problema reproductivo que sufren las mujeres que carecen de útero, tanto por una causa orgánica como por una anomalía funcional del mismo, es sin duda un problema médico y social importante.

Las dos soluciones posibles a ese problema son el trasplante de útero o acudir a la maternidad subrogada, solución ésta última que presenta objetivas dificultades éticas.

Hasta ahora los trasplantes de útero se han realizado utilizando donantes vivos, con resultados inciertos. Ahora se publica el primer caso de trasplante de útero a partir de una donante fallecida, que se ha realizado en Estados Unidos. La paciente receptora del útero era una mujer que padecía un síndrome de Mayer-Rokitansky-Kuster-Hauser, es decir que carecía del  órgano.

En la revista Fertility and Sterility se difunde  un video en el que se recogen las etapas fundamentales de este trasplante, que especialmente hacen referencia a la selección de una donante apropiada, que no tenga historia de infertilidad o malformaciones uterinas. Para determinar el fallecimiento de la donante se  toma como referencia de fallecimiento la muerte cerebral de la donante, pero no el fallo cardíaco.

Los autores concluyen que: “Aunque el trasplante uterino sigue siendo una técnica experimental, gana adeptos, ya que es el tratamiento prioritario para la infertilidad uterina. Esta técnica es una prometedora opción para el aproximadamente millón y medio de mujeres en el mundo en las que el embarazo no es posible por ausencia de útero o por deficiencia funcional del mismo. El utilizar un útero de donante muerto amplia grandemente las posibilidades de este tratamiento”.

Por nuestra parte, al ser el donante del órgano una persona fallecida con muerte cerebral, no vemos ningún inconveniente ético para esta práctica, al revés, nos parece una esperanzadora posibilidad médica para solucionar el problema reproductivo de las mujeres que carecen de útero o que no es funcionalmente útil, aunque siempre habría que tener en cuenta el equilibrio entre riesgos y beneficios, especialmente en lo que al acto quirúrgico se refiere.

Trasplante de útero a partir de una donante fallecida. Se da el primer caso
Relevancia
Temáticas
Compartir

Acerca del autor

OBSERVATORIO DE BIOETICA UCV

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. Erika
    Erika diciembre 24, 18:11

    Donde puedo hacer una donación de matriz, soy de México. Feliz Navidad

    Responder a este comentario

Escribe un comentario

Su email no será publicado.
Los campos requeridos están marcados *