Los restos de más de 15.000 bebés fueron incinerados como » desechos clínicos ‘ por los hospitales en Gran Bretaña.

Más de 15.000 bebés abortados fueron quemados como » desechos clínicos ‘ según una investigación que ha convulsionado a la opinión pública inglesa.

Los cuerpos de los bebés abortados fueron incinerados como desechos clínicos, y algunos incluso se utilizaron para calentar los mismos hospitales. Diez centros del NHS (sanidad inglesa) han admitido que los restos fetales se juntan a otros residuos para ser incinerados, mientras que otros dos hospitales “utilizaron los cuerpos en las plantas de “conversión de residuos en energía » que alimenta el sistema de calefacción.

Anoche, el Departamento de Salud emitió una prohibición inmediata de esta la práctica y el ministro de Salud Dr. Dan Poulter, lacónicamente la califica como de  «totalmente inaceptable».

Solo en el Addenbrooke Hospital en Cambridge, se  cremaron 797 bebés menores de 13 semanas de gestación en su “planta de ahorro de energía’. A las madres les dijeron que los restos habían sido “incinerados”.

El hospital de Ipswich, operado por un contratista privado, incineró 1.101 restos fetales entre 2011 y 2013. El Hospital dispone de los restos de la cremación.

(Sarah Knapton , Corresponsal de Ciencia “The Telegraph” 24 de marzo 2014)