Según se ha difundido, los Centros Estadounidenses de Control y Prevención de Enfermedades norteamericanos, estiman que la vacuna contra la Covid-19, se podrá empezar a distribuir el próximo 1 de noviembre. Dos vacunas podrán ser las candidatas a ello, las desarrolladas por Pfizer y Moderna. Ambas vacunas deben ser conservadas a temperaturas bajas y ser administradas en dos dosis separadas por un mes. Como el número de vacunas parece que no será suficiente para todos los que la requieran, se deberá empezar por vacunar a los trabajadores de los centros sanitarios, a los de residencias de ancianos y a otros trabajadores que cubran servicios esenciales, así como los empleados de la seguridad nacional (ver más AQUÍ).