Los actuales tratamientos antirretrovirales han conseguido entre otros aspectos, convertir el VIH en una enfermedad crónica con la que se envejece y que, en consecuencia, coincide con otras patologías habituales en edades avanzadas. “Algunas cohortes europeas, en sus modelos de predicción, sugieren que para 2030 casi el 40% de los pacientes con sida tendrán 60 años o más y que casi el 10% tendrán 70 años o más” (Diario Médico, 4 de junio de 2018).

 

*Ver más artículos sobre Sida y VIH.