Las actuales técnicas de reproducción asistida dependen de que ambos progenitores produzcan ovocitos  fértiles o espermatozoides. Si ello no ocurre tendrán que utilizar gametos donados (infertilidad masculina o femenina). Sin embargo, investigaciones recientes sugieren que se podrían obtener células germinales a partir de células somáticas (células de tejido adulto). Esto abriría la puerta a personas que no producen espermatozoides u ovocitos  pudieran llegar a ser padres utilizando la fecundación in vitro o la inyección introcitoplasmática, aunque esta técnica aun plantea objetivos problemas de seguridad y eficacia que deberán ser resueltos antes de utilizarlos clínicamente. Pero además, igualmente plantean profundos problemas éticos y sociales que así mismo deberían ser tenidos en cuenta y darles una adecuada solución (Nature Biotechnology 34; 470-473, 2016).