Observatorio de Bioética, UCV

Clonación celular: dos vías distanciadas

Bioética / Bioética / Células madre / Clonación / Colaboraciones / Ética de la Investigación / BIOÉTICA PRESS

Clonación celular: dos vías distanciadas
09 julio
11:48 2014

¿Transferencia nuclear o reprogramación: células iPS?

Con el experimento de Dieter Egli, de la Fundación de Células Madre de Nueva York, que se publicó a finales de abril en Nature, y en el que se reprogramaron células de la piel de una mujer con diabetes tipo 1, ya son tres los ensayos que han logrado células madre humanas a partir de la clonación; cuatro, si se cuenta la primera tentativa con éxito, en 2011, en la que se combinó ADN del donante adulto con el del ovocito, lo que dio lugar a una línea de células triploides, con tres juegos de cromosomas.

El trabajo de Egli, junto con el de Young Gie Chung, publicado a mediados de abril en Cell Stem Cell, y en el que se generaron líneas de células madre a partir de una persona de 35 años de edad y de otra de 75, mejora los protocolos desarrollados por Shoukhrat Mitalipov el año pasado para la transferencia nuclear de células somáticas (SCNT). El objetivo de Egli era generar células productoras de insulina.

La generación de células madre a través de la SCNT, también llamada clonación terapéutica, no parecía posible hasta estos trabajos. El enfoque se vio empañado por las falsificaciones del coreano Woo Suk Hwang en 2005 y fue eclipsado cuando Shinya Yamanaka desarrolló la reprogramación de las células somáticas adultas en células madre pluripotentes inducidas (iPS) sin el uso de embriones.

Algunos, como Egli, piensan que las iPS funcionan bien para el cribado de fármacos y la investigación básica, pero no está claro aún si las iPS o las embrionarias se podrán utilizar con fines terapéuticos. Él prefiere la SCNT, pues las iPS a menudo no se reprograman bien o se deterioran en el proceso, lo que las hace menos estables.

Pero, “¿puede ser práctica una terapia que requiere un suministro constante de óvulos de donantes?”, se pregunta John Farrell en la revista Forbes. No es extraño por eso que haya unos 5.000 ensayos con células iPS frente a una treintena con troncales embrionarias.

Paul Knoepfler, de la Universidad de California en Davis, señala que la eficacia de la transferencia nuclear para generar células embrionarias es aún muy baja. Y refiriéndose al trabajo de Chung, dice que “sólo se lograron 2 líneas de 77 ovocitos. Algunos matizan que la producción de células iPS también es ineficiente. Sin embargo, hay una diferencia crítica. Para las células iPS partimos de células somáticas, de las que hay decenas de millones, mientras que cada línea celular de embrionarias debe derivarse de un óvulo”. El equipo de Egli informó de una mayor eficiencia, generando cuatro líneas de células madre a partir de 71 ovocitos. Como se aprecia en la fecundación in vitro, en promedio y como máximo, se puede esperar un desarrollo del blastocisto del 50 por ciento. Por ello, y para no cerrarse puertas, Egli ha dicho que piensa emplear los dos procesos: transferencia nuclear y reprogramación de iPS.

Lo que sí hay es un serio problema ético, social y legal: tratar a mujeres para estimular su ovario a fin de producir múltiples ovocitos, a cambio de una compensación económica. Ningún material biológico humano puede ser comercializable por ley, y por derecho son sólo objeto de donación voluntaria. La obtención de los ovocitos tiene serias molestias y a veces consecuencias negativas para la mujer. Su uso para las técnicas de fecundación artificial está siendo económicamente compensado, y por ello ha generado un tráfico de exportación-importación. La crisis propicia que muchas jóvenes -en especial del Este europeo- acudan como donantes. Tiene el halo rosa de que sus óvulos permiten a mujeres infértiles la experiencia de la maternidad. ¿Qué halo tiene una investigación que puede acudir a otras vías para obtener iguales resultados?” (José Ramón Zarate. Diario Médico. 26 de mayo/1 de junio, 2014).

Clonación celular: dos vías distanciadas

SINOPSIS: ¿Puede ser práctica una terapia que requiere un suministro constante de óvulos de donantes?", se pregunta John Farrell en la revista Forbes, y añadimos, el problema ético que supone habiendo otras vías de investigación.

Temáticas
Compartir

Acerca del autor

OBSERVATORIO DE BIOETICA UCV

Artículos relacionados

0 comentarios

Escribe un comentario

Su email no será publicado.
Los campos requeridos están marcados *

Suscribete a nuestros Newsletters

Selecciona lista(s):