Observatorio de Bioética, UCV

Nuevos pasos hacia la producción de líneas celulares humanas

Células madre / Informes / BIOÉTICA PRESS

Nuevos pasos hacia la producción de líneas celulares humanas
27 mayo
08:37 2014

Con independencia  de las dificultades éticas de estas experiencias, pues la obtención de las líneas celulares conlleva ineludiblemente la destrucción de los blastocitos humanos obtenidos se ha puesto de manifiesto que el trabajo de Mitalipov contenía algunos errores. 

En 2013 el grupo de Mitalipov publicó un impactante trabajo (Cell 153; 1228-1238, 2013) en el que se comunicaban la producción de blastocitos humanos, y que a partir de ellos habían podido derivar líneas de células madre embrionarias, y de éstas células de varios tejidos.

Con independencia  de las dificultades éticas de estas experiencias, pues la obtención de las líneas celulares conlleva ineludiblemente la destrucción de los blastocitos humanos obtenidos, también se ha puesto de manifiesto que, al parecer, el trabajo de Mitalipov contenía algunos errores. Así lo refiere un autor anónimo que en PubPeer, un sitio online en el que se pueden dejar comentarios a trabajos científicos publicados (Cyranoski D y Hayden EC Nature/News 23-05-2013), puso de manifiesto  la existencia de cuatro errores en el trabajo de los autores de Oregón. Ante ello, Mitalipov manifestaba, en el mismo artículo de Nature, que es cierto, pero que tres de los cuatro errores son “equivocaciones inocentes” que se produjeron al ensamblar el trabajo y que la cuarta no constituye un problema objetivo, manifestación que nos parece no totalmente fundamentada.

Pero al margen de dichos errores, el trabajo de Mitalipov y colaboradores se puede considerar como el primero en el que se consiguió clonar un blastocisto humano del que se pudieron derivar líneas celulares embrionarias humanas.

Para obtener dichos blastocistos se utilizaron ovocitos humanos, al parecer de mujeres jóvenes, y células somáticas donadora del núcleo, obtenidas de fetos y niños.

En este mismo año 2014 se publica otro artículo del grupo de Egli (Nature, doi: 10.1038/ natureA3287) en el que se utilizan para producir el embrión humano clonado células de piel de un recién nacido y de una mujer que padecía diabetes de tipo 1. A partir del embrión producido se obtuvieron cuatro líneas de células madre embrionarias, que posteriormente pudieron derivarse a diferentes tipos celulares, entre ellos a células beta pancreáticas, las que producen la insulina, lo que sin duda podría constituir un importante paso para, en un futuro más o menos próximo, poder tratar a pacientes diabéticos de tipo 1.

Ahora se da un paso más hacia la producción de embriones humanos y específicamente de blastocistos, de los que podrían derivarse células madre embrionarias humanas. Para ello se han usado como células donantes del núcleo, células de piel de dos varones adultos, uno de 35 años y otro de 75 (Cell Stem Cell 14; 1-4, 2014). Los autores comentan que su trabajo demuestra por primera vez la posibilidad de utilizar para la trasferencia nuclear somática células humanas de adultos como donadoras del núcleo que hay que trasferir al ovocito enucleado. Sin embargo, también en el trabajo del grupo de Egli, anteriormente comentado, se utilizaron células somáticas de una mujer que padecía diabetes de tipo 1, es decir células somáticas de una persona adulta.

Pero sea de una u otra forma, lo que no hay que olvidar es que hasta ahora solo se ha conseguido la producción de blastocistos humanos, que no se sabe si serán o no viables, por lo que nos parece aventurado afirmar que se ha conseguido la clonación de seres humanos. Ciertamente se han producido blastocistos humanos, pero de ahí a conseguir la producción de seres humanos vivos hay un gran trecho, que de momento no se sabe si podrá ser salvado.

La ultima consideración que parece obligado realizar es que, al margen de la importancia técnica que estos avances puedan tener en relación con la medicina regenerativa y reparadora, ellos presentan una insalvable dificultad ética y es que todas las experiencias requieren la producción de blastocistos humanos que después de ser producidos  hay que destruir, algo que éticamente parece difícilmente justificable. Por ello, ¿no sería mejor dirigir los esfuerzos investigadores hacia la utilización de células madre adultas, células iPS (Cell 126; 663-676, 2006) o de células STAP (Nature 505, 641-647, 2014.)

Justo Aznar

Nuevos pasos hacia la producción de líneas celulares humanas
Relevancia

SINOPSIS: Con independencia de las dificultades éticas de estas experiencias, pues la obtención de las líneas celulares conlleva ineludiblemente la destrucción de los blastocitos humanos obtenidos, también se ha puesto de manifiesto que, al parecer, el trabajo de Mitalipov contenía algunos errores.

Temáticas
Compartir

Acerca del autor

OBSERVATORIO DE BIOETICA UCV

Artículos relacionados

0 comentarios

Escribe un comentario

Su email no será publicado.
Los campos requeridos están marcados *