El trasplante autólogo de células madre mesenquimales procedentes de la médula ósea es útil para reducir la inflamación y regenerar el tejido afectado por la artrosis de rodilla, según los resultados de los últimos trabajos dirigidos por Lluís Orozco y Robert Soler, del Instituto de Terapia Regenerativa Tisular (ITRT), del Centro Médico Teknon, en Barcelona.Este grupo de investigación ha demostrado que los efectos positivos de la terapia con células progenitoras para la artrosis de rodilla se mantiene a los doce meses de seguimiento, según estudio que publica la revista Trasplantation (95; 1535-1541, 2013).