En el año 2011 se abortaron 2030 fetos tras detectar por diagnóstico genético preimplantacional que padecían síndrome de Down. Esta cifra se ha incrementado a 2.692 en 2012 (Lifenews.com 21-VI-2013).