Observatorio de Bioética, UCV

Píldora abortiva RU-486

14.1.1 Aspectos Generales.
14.1.2 Mecanismo de acción, pautas de administración y eficacia. Distintos fines de uso.
14.1.3 Efectos secundarios.
14.1.4 Valoración ética de su uso.

 

14.1.1 Aspectos Generales.

Posibilidad de detener el aborto en mujeres que han tomado la RU-486.

Puede ser que haya mujeres que han tomado al RU-486 con propósito abortivo que después de haberlo hecho se arrepientan y quieran detener el proceso. Con este motivo se ha realizado un estudio en el que se evalúa la administración intramuscular de 200 mg de progesterona en 6 mujeres que querían detener el proceso abortivo consiguiéndolo en 4 de ellas (The Annals of Pharmacotherapy 46; e 36, 2012).

14.1.2 Mecanismo de acción, pautas de administración y eficacia. Distintos fines de uso.

14.1.3 Efectos secundarios.

Mujeres que han muerto a causa de la ingestión de la RU-486.

Catorce mujeres en los Estados Unidos de América han muerto después de tomar la RU-486 y se ha constado un total de 2.207 efectos adversos después de usar la droga, según un informe que dio a conocer este verano la Administración de Fármacos y Alimentos (Food and Drug Administration/FDA).  El informe de la FDA, dado a conocer a mediados de julio, muestra un aumento significativo en las mujeres que han sufrido “efectos adversos” después de consumir la RU-486, desde que el informe anterior en 2006 informó 1.100 mujeres.

Aproximadamente 1.520.000 mujeres han usado la droga abortiva hasta fines de abril de 2011.

De las mujeres que sufren problemas médicos y físicos derivados del uso de la mifepristona, más comúnmente conocida como RU-486, 612 mujeres requirieron hospitalización, 339 experimentaron pérdida de sangre suficientemente importante como para requerir una transfusión, 256 experimentaron infecciones y 48 mujeres experimentaron “infecciones graves”.

La industria estadounidense del aborto se ha opuesto a los llamamientos de la FDA contra el uso de la RU-486. La FDA revela que la droga RU-486 ha sido mal utilizada en 58 casos en los que se administró el fármaco abortivo a las mujeres que tenían un embarazo ectópico. Es decir, un embarazo fuera del útero. “La administración de la mifepristona y el misoprostol está contraindicado en pacientes con un embarazo ectópico confirmado o sospechado”, señala la FDA.

La RU-486 también ha estado en el centro de la controversia en torno a los abortos “medicados a la distancia”, en el que un abortista prescribe la RU-486 a través de un enlace de vídeo de Internet a una mujer en un lugar remoto. Los abortos “medicados a la distancia” son impulsados cada vez más por Planificación Familiar, pero sufren la oposición de organizaciones pro-vida que sostienen que la práctica es peligrosa.

No son sólo las mujeres estadounidenses las que están sufriendo como resultado de abortos químicos.

Un reciente estudio realizado en Inglaterra encontró que las mujeres que abortaron por medio de fármacos prefieren el procedimiento de aborto quirúrgico. Se quejaban de más dolor,  más angustia emocional después del uso de la RU-486 y de la extracción del cuerpo del bebé muerto, que las mujeres que se sometieron a abortos quirúrgicos.

Un estudio australiano mostro evidencia de que los abortos realizados utilizando la RU-486 tienen un índice mucho más alto de complicaciones graves que el aborto quirúrgico. El estudio encontró que un 5.7% de las mujeres sometidas al aborto químico, contra un 0.4% de las mujeres que se efectuaron un aborto quirúrgico, fueron readmitidas en el hospital para el tratamiento post-aborto.

Algunos Estados han empezado a prohibir el uso imprudente de la RU-486. En mayo, se firmó la legislación de Oklahoma aplicando las normas de la FDA. Texas está considerando una legislación similar ( Jeremy Kryn.http://NNW.lifesitenews.com/new/ru-486-abortions-lead.to-14-maternal-deaths-2207-asvane-effects-pda-report.12-x-2011).

14.1.4 Valoración ética de su uso.