Observatorio de Bioética, UCV

Embarazo, parto y medicina perinatal.

15.3.1 Aspectos generales. Fertilidad humana. Todo lo relacionado con la maternidad, el feto y el recien nacido. Chimerismo materno-fetal. Intervenciones quirúrgicas fetales. Sangre fetal en la circulación materna. Niña que no dejaron crecer. Niños prematuros o nacidos con defectos.
15.3.2 Implicaciones éticas y sociales.

15.3.1 Aspectos generales. Fertilidad humana. Todo lo relacionado con la maternidad, el feto y el recien nacido. Chimerismo materno-fetal. Intervenciones quirúrgicas fetales. Sangre fetal en la circulación materna. Niña que no dejaron crecer. Niños prematuros o nacidos con defectos.

¿Padecerán trastornos neurológicos los niños nacidos muy prematuramente?

Un importante problema ético es determinar si los niños nacidos muy prematuramente deben ser mantenidos con técnicas de sobrevivencia ante la posibilidad de que si  sobreviven  puedan padecer  problemas neurológicos importantes. Para evaluar se ha seguido durante 3 años la evolución clínica de niños nacidos antes de 27 semanas o entre las semanas 22 y 25 de gestación, en diversos hospitales ingleses. En el primer grupo se incluyen 1031 niños y en el segundo 584.

De 576 niños que nacieron en 2006, 13,4 % (77), tuvieron complicaciones severas y 11,8 % (68), moderadas. Se detectó parálisis cerebral en 83 % (14 %) de las supervivientes.

Comparando los resultados de los nacidos después de 2006 con los que lo hicieron después de 1995, el 18 % de los sobrevivientes nacidos entre 22 y 25 semanas de gestación  de 1995 mostraron problemas neurológicos importantes y el 19 % de los nacidos a partir de 2006.

La sobrevivencia de los niños ingresados en unidades de cuidados intensivos neonatales fue del 39 %  en los de 1995 y del 52 % en los de 2006, y la sobrevivencia sin ninguna complicación médica fue del 23 % para los de 1995 y del 34 % para los de 2006.

Según concluyen los autores del trabajo “una elevada proporción  de niños admitidos en unidades de cuidados intensivos neonatales sobreviven sin ninguna complicación neurológica, especialmente aquellos nacidos entre las semanas 24 y 25 de gestación” (BMJ 2012; 345: e7961  di: 10.1136/bmj.e 7961, published 4 diciembre 2012).

En otro trabajo sobre el mismo tema, también publicado en el BMJ (2012; 345: 37976 doi: 10.1136/bmj.e  7976, published 4 december 2012), se comprueba que la supervivencia de los niños nacidos a las 22 semanas de gestación fue del 2 %;  del 19 % de los de 23 semanas; del 40 % de los de 24 semanas y del 77 % de los de 26 semanas.

Los autores concluyen  que “la sobrevivencia de los niños nacidos entre las semanas 22 a 25 de gestación ha aumentado desde 1995, pero la morbilidad neonatal y la proporción de sobrevivientes apenas ha cambiado.

Dado los importantes interrogantes éticos que se plantean ante el cuidado médico que hay que dar a los niños nacidos prematuramente, nos parecen de gran importancia las conclusiones de este trabajo en el que se comprueba la elevada sobrevivencia  sin problemas médicos de muchos de estos niños.

Mortalidad asociada a primeros embarazos que han llegado a término y que han abortado naturalmente o por parto provocado.

Estudios previos realizados en Finlandia han demostrado que la mortalidad en el primer año después de un embarazo es superior  en los que habían abortado que en los que habían dado a luz normalmente o a la de un grupo de mujeres similar no embarazadas. También  los resultados de un estudio realizado en Estados Unidos revelan similares resultados cuando la observación se alarga a cuatro años  o más.

Para tratar de profundizar en estos resultados en un reciente trabajo (Med Sci Monit 18; PH 71-76, 2012) David C Reardon y Priscila K Coleman examinan la mortalidad de mujeres danesas nacidas entre 1962 y 1991 y que estaban vivas en 1980, en relación a la mortalidad tras un primer embarazo, parto  natural, aborto natural, aborto provocado  temprano o tardío.

Se examinaron un total de 463473 que tuvieran su primer embarazo entre 1980 y 2004, de las cuales murieron 2.238. En primer lugar observaron que la mortalidad asociada con abortos espontáneos o provocados, en primeros embarazos, era mayor que la que se producía en los embarazos que habían terminado en un parto natural.  Las cifras de mortalidad en las mujeres que habían tenido un aborto provocado de más de 12 semanas en un primer embarazo fueron las más elevadas, alrededor de 4,31 veces más que las que habían dado a luz normalmente.

Inmunidad materno-fetal. Nuevos datos.

Autor:Julio Tudela.

Introducción

En la gestación, el sistema inmune de la madre se enfrenta a un dilema vital: debe tolerar, alimentar y proteger en su seno a un individuo -en sus fases de zigoto, embrión y feto-, cuya dotación genética es, por proceder al 50 % de la dotación genética paterna, extraña a la de la madre gestante. La reacción inmunológica programada genéticamente en ésta, debería desencadenar un proceso de rechazo hacia el material biológico “no reconocido” anidado en el interior de su organismo, mediante la activación de las células llamadas “asesinas naturales” -los linfocitos T-, y los linfocitos B, responsables de la síntesis de anticuerpos específicos dirigidos a neutralizar lo que resultaría “invasor” para el propio individuo.

Esto provocaría irremediablemente su destrucción y expulsión (aborto).1 Pero un hecho portentoso de la biología, va a evitarlo: desde la misma fecundación del óvulo por el espermatozoide en las trompas de Falopio, madre e hijo establecen un “diálogo molecular”, que les permite identificarse, conocerse y protegerse mutuamente2. Todo un prodigio a favor de la vida, del que analizamos algunos aspectos importantes en este artículo.

El primer diálogo entre madre e hijo

Tras la fecundación, y antes de la llegada del zigoto a la cavidad uterina, éste deberá recorrer el camino de las trompas de Falopio, que constituye un paso decisivo para su viabilidad posterior. El embrión comienza a liberar sustancias químicas -interleukinas- que interaccionan con receptores específicos situados en las trompas, provocando una respuesta bioquímica,consistente en la liberación de diversos factores: factores de crecimiento que favorecerán el desarrollo embrionario, factores de supervivencia que ejercerán un efecto inhibidor sobre la apoptosis celular programada (su muerte celular), factor LIF o inhibidor de la leucemia, para el cual existen receptores específicos en las células del trofoblasto (envoltura) del embrión, lo que posibilita que sus células formen parte del sistema inmune en esta etapa del embarazo.Parece que es el antígeno de histocompatibilidad HLA-G,567  expresado por el embrión en fase de blastocisto, el que desencadena este “diálogo bioquímico” entre madre e hijo, cuya finalidad es la de proteger y estimular el desarrollo del nuevo ser humano dentro de sí, de identidad única, irrepetible y distinta de la de su madre.

Además de estos factores, la madre sintetiza mucinas, moléculas de superficie que indicarán el camino que debe recorrer a lo largo de las trompas, que le conducirán hasta el lugar del endometrio, entre 2 y 3 días después de la fecundación, donde se producirá la anidación. En este lugar entrarán en acción las integrinas y selectinas, moléculas que interaccionarán con la “piel del embrión” o trofoblasto en su zona dorsal, y provocarán el silenciamiento de la respuesta agresiva de los linfocitos T y B.8.9 Así podrá desarrollarse el proceso implantatorio en la decidua o lecho celular del endometrio en el útero de la mujer,10 a partir del día 6° ó 7° desde la fecundación, que acogerá y nutrirá como propio, de modo extraordinario, lo que es genéticamente diverso. El proceso implantatorio finalizará hacia el día 14° desde la concepción.11 El nuevo estatus inmunológico de tolerancia de la madre hacia su hijo se mantendrá durante toda la gestación.

 Fecundación in vitro: ¿Un obstáculo para el primer diálogo bioquímico materno-fetal?

En un reciente editorial de la prestigiosa revista Fertility and Sterility,12 se recoge el dato del aumento de nacimientos prematuros, neonatos con bajo peso y complicaciones perinatales en los niños nacidos tras una fecundación in vitro, en comparación con los concebidos de modo natural.

Las causas de este fenómeno pueden buscarse en la híper estimulación hormonal que acompaña a los procesos de fecundación, en la manipulación del embrión en el laboratorio, en las técnicas de inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), que podrían favorecer !a aparición de anomalías genéticas, y otras.

Pero habría que considerar también, al hilo del tema que nos ocupa, que los embriones fecundados “in vitro” no han experimentado el viaje a través de las trompas de Falopio, donde como consecuencia de la primera interacción entre madre e hijo, se desencadena la cascada de procesos de tolerancia inmune que protegerán al blastocisto en el proceso de implantación y durante todo el embarazo. Quizá la aparición de procesos de rechazo inmunológico, consecuentes a esta falta de incipiente diálogo bioquímico materno-fetal, esté detrás de algunos abortos, partos prematuros y otras disfunciones.

El aporte del embrión a la salud de su madre

Desde hace unos años, se ha demostrado que el feto aporta células propias al cuerpo de madre: es lo que se ha venido en llamar “microquimerismo maternal”. Han sido hallados en órganos de la madre, como en la piel, tiroides, riñón, hígado, glándula adrenal, pulmón, etc. procedentes de la médula ósea, donde han sido almacenadas.13 Se trata de células madre de la sangre del feto y su placenta, y también de sus células troncales mesenquimales. Se les ha denominado “progenitores celulares asociadas al embarazo” (PAPC) y pueden encontrase en una proporción de 2 a 6 por mililitro.

Lo más llamativo de este fenómeno es que estas células aparecen en los tejidos afectados de la madre en una proporción netamente superior a la de los tejidos normales. Es decir, estarían desempeñando una función regenerativa en el organismo materno, como ya ha sido puesto de manifiesto en el caso de cardiopatías de mujeres en las que han sido identificados cardiomiocitos procedentes de células fetales de su hijo.14

También parecen ejercer un efecto protector en el caso de madres gestantes afectadas por enfermedades de tipo autoinmune, como la artritis reumatoide,15 donde una tolerancia inmunológica asociada al embarazo, desencadenada por estas células, mejoraría su patología autoinmune, por incrementar también la “tolerancia hacia los propios tejidos” que se ve seriamente afectada en estas dolencias.

Pero hay más: Parece que las células pluripotenciales que el feto “regala” a su madre, podrían ejercer un papel protector en el caso de algunos cánceres, como el de tiroides,16 donde han sido localizadas células fetales, que contribuirían a la regeneración de los tejidos afectados.

Parece que la naturaleza se nos había adelantado con la terapia con células madre, de modo que lo que empezó utilizándose como un posible método de diagnóstico prenatal -que podría realizarse sobre células fetales rescatadas del cuerpo de la madre- se plantea como una nueva forma de terapia celular dirigida a la madre.17

La inmunidad materno-fetal y el parto

En un reciente estudio18 ha sido analizada la respuesta inmunotolerante de la madre gestante hacia el feto durante el embarazo y su variación en el momento del parto. El trabajo concluye que se produce una marcada disminución de la actividad supresora por parte de los linfocitos T reguladores en el caso de parto prematuro. Dicha disminución también ha sido observada en los partos a término del embarazo, pero en menor cuantía. Aunque no pueden extraerse conclusiones definitivas al respecto, el descenso de esta actividad inmunosupresora que se ha mantenido durante el embarazo, podría contribuir al desenlace del parto. Quizá si el descenso es anormalmente intenso, podría provocar el parto prematuro.

 La memoria inmunológica: un regalo del primogénito para sus hermanos

La modificación del estado inmunitario de la madre a consecuencia de su embarazo, que le ha permitido seguir protegiéndose frente a agentes infecciosos y otras agresiones, mientras se ha silenciado frente a los antígenos del feto, no desaparece tras el parto. Si bien se modula, como hemos visto, deja una impronta inmunológica que prepara el camino para un nuevo embarazo. El hermano menor se beneficiará de la capacidad aprendida de su madre en el anterior embarazo para ejercer la inmunotolerancia hacia su nuevo hijo, que gozaría de mayor protección desde el comienzo de la gestación. Así, parecen haberlo constatado los autores de un estudio recientemente publicado en Nature.19

Afirman que el embarazo estimula la acumulación de linfocitos T reguladores (FOXPBT CD4) específicos para el feto. Lo novedoso, según este estudio, es que tras el parto, han sido capaces de crear una memoria inmunológica, y persisten en niveles elevados, permitiendo su rápida expansión en siguientes embarazos.

Este hallazgo abre la posibilidad de obtener vacunas cuya diana fueran los linfocitos T supresores, responsables del silenciamiento de las reacciones de rechazo inmunológico, en lugar de lo que sucede habitualmente, donde las dianas de las vacunas son exclusivamente linfocitos T activadores. Esto ayudaría a mantener embarazos comprometidos por esta causa.

Inmunidad, progesterona y contraceptivos

La progesterona, hormona producida en el cuerpo lúteo del ovario de la mujer, experimenta un acusado incremento en su concentración a medida que avanza el embarazo. Posee efectos sobre la ovulación, desarrollo de la glándula mamaria, inhibición de las contracciones uterinas y proliferación y decidualización endometrial, necesarias para la implantación del blastocisto.20 Tras la fecundación posee una función imprescindible en el desencadenamiento de la tolerancia inmune del embarazo. Ejerce sus efectos inmunosupresores favoreciendo la secreción de citosinas de tipo Th2 por parte de los linfocitos T.21

Los efectos inmunomoduladores de la progesterona son mediados por una proteína llamada “factor bloqueante inducido por progesterona (PIBF)22, cuya síntesis estimula en los linfocitos de mujeres gestantes. La biosíntesis de PIBF está facilitada por la superproducción de los receptores específicos de progesterona en los linfocitos activados entre las células del trofoblasto y de la decidua.23

En los últimos años han visto la luz nuevos fármacos indicados en la contracepción de emergencia, pertenecientes a la familia denominada “moduladores selectivos de los receptores de progesterona”(SPRMs). Son sustancias con estructura química similar a la de la progesterona, capaces de estimular o bloquear sus receptores, dependiendo del tejido sobre el que actúan.24 Los más conocidos y actualmente en uso son la píldora abortiva RU-486 (mifepristona) y el ellaOne (ulipristal acetato). Ambos comparten, aunque de modos ligeramente distintos, la capacidad de actuar como antagonistas de la progesterona, bloqueando sus receptores, lo que se traduce en una anulación o merma de su actividad.

La mifepristona posee la capacidad de bloquear los receptores de progesterona y, además, de glucocortocoides. Actúa impidiendo la implantación del blastocisto y también provocando la eliminación de un embrión ya implantado, efecto que parece relacionado con su actividad antagonista glucocortocoide25. Dosis bajas de este fármaco se han mostrado capaces de alterar la maduración de células dendríticas en cultivos in vitro, lo cual facilita el rechazo inmune del embrión durante el proceso implantatorio.26

El ulipristal acetato actúa exclusivamente como antagonista de los receptores de progesterona, lo que le confiere la capacidad de retrasar la ovulación -si es administrado hasta 24 horas antes de que ésta se produzca- o de impedir la implantación del blastocisto -en el caso de que se haya producido la fecundación- si es administrado desde las 24 horas previas a la ovulación en adelante, durante la etapa implantatoria.27

Los efectos que se derivan del bloqueo de los receptores de la progesterona en el útero y el cuerpo lúteo provocarán un efecto abortifaciente por cuatro mecanismos distintos:28   l) dificulta el desarrollo de la decidua del endometrio comprometiendo su receptividad para el blastocisto; 2) altera las secreciones de las glándulas uterinas en la decidua, necesarias para consolidar la implantación del embrión; 3) promueve el retorno de las contracciones uterinas espontáneas y 4) favorece el rechazo inmunológico hacia las células del trofoblasto en el blastocisto, por bloquear la cascada de reacciones promovidas por la progesterona durante los primeros 5-10 días tras la concepción, dirigidas a conferir la inmunotolerancia de la madre hacia su hijo, y evitar el rechazo,29 como hemos visto en este artículo.

Debe subrayarse que muchas publicaciones científicas, laboratorios fabricantes y organismos internacionales, como la Agencia Europea de Medicamentos, se resisten a reconocer este efecto abortifaciente del ulipristal acetato, limitándose a señalar que el único mecanismo de acción es el de retrasar la ovulación impidiendo así la fecundación (efecto anticonceptivo).

Parece claro que cualquier interferencia, y estos fármacos la ejercen sobre el complejo y asombroso mecanismo por el cual el sistema inmune de la madre acepta y protege a su hijo, evitando todo rechazo, supone un atentado contra el equilibrio biológico que hace posible el milagro de la vida, provocando el rechazo del embrión y su muerte.

JULIO TUDELA CUENCA

Miembro del Observatorio de Bioética

 Referencias

1 Erlebacher A, Zhang D, Parlow AF, Glimcher LH. Ovarían insufficiency and early pregnancy loss induced by activation of the innate immune system. J Clin Invest. 2004;114(1):39-10.

2 Huppertz B. The feto-maternal interface: setting the stage for potential immune interactions». Semin. immunopathol. 2007;29:83-12

3  Van Mourik MS, Macklon NS, Heijnen CJ. Embryonic implantation:cytokines, adhesión molecules, and immune cells in establishing an implantation environment. J Leukoc Biol. 2009;85(1):4-19.

4 López Moratalla N. Comunicación materno-filial en el embarazo. Cuad.. Bioét. 2009;XX:303-13

5 HuntJS, PetroffMG, Mcintire RH, OberC. HLA-G and immune tolerance in pregnancy. FASEB J. 2005;19(7):681-13.

6 Roussev RG, Coulam CB. HLA-G and its role in implantation (review)J Assist Reprod Genet. 2007;24(7):288-8.

7 Alegre E., Díaz-Lagares A., LeMaoultJ., López-Moratalla N., Carosella E.D., González A. Maternal antigen presentin cells are a asosuce of plasmatic HLA-G during pregnancy: Longitudinal study during pregnancy. Hum. Immunol. 2007;68:661-7.

8 Koga K, Aldo PB, Mor G. Toll-like receptors and pregnancy: trophoblast as modulators of the immune response. J Obstet Gynaecol Res. 2009;35(2):191-12.

9 Mueller MD, Vigne JL, Vaisse C, Taylor RN. Glycodelin: a pane in the implantation window. Semin Reprod Med. 2000;18(3):289-10.

10 Piccinni MP. Role of T-cell cytokines in decidua and in cumulus oophorus during pregnancy. Gynecol Obstet Invest. 2007;64(3):144-5

 n Norwitz ER, Schust DJ, Fisher SJ. Impiantation and the survival of early pregnancy. N EnglJ Metí.2001;345(19):1400-8

12 Fertility and Sterílity.2011;9S:1187-3

13 Bianchi DW. (2007), «Fetomaternal cell trafficking: a story that begins with prenatal diagnosis and may end with stem cell therapy». J Pediatr Surg. 2007;42:12-18.

14 Bayes-Genis A, Bellosillo B, De La Calle O, Salido M, Roura S, et al. identification of Male Cardiomyocytes of Extracardiac Origin in the Hearts of Women with Male Progeny: Male Fetal Cell Microchimerism of the Heart. J Heart Lung Transplant. 2055;24:2179-5.

15 Waldorf KMA, Nelson JL. Autoimmune Disease During Pregnancy and the Microchimerism Legacy of Pregnancy» Immunological lnvestigations.2008;37:631-4

16 Cirello V, Recalcati MP, Muzza M, Rossi S, Perrino M, Vicentini L, Beck-Peccoz P, Finelli P, Fugáosla L. Fetal Cell Microchimerism in Papillary Thyroid Cáncer: A Possible Role in Tumor Damage and Tissue Repair» Cáncer Res..2008;68:8482-7.

17 Bianchi DW. Fetomaternal cell trafficking: a story that begins with prenatal diagnosis and may end with stem cell therapy. Journal of Pediatríc Surgery.2007;42:12-7.

18 Schober L, Radnai D, Schmitt E, Mahnke H, Sohn C, Steinborn A. Term and preterm labor: decreased suppressive activity and changes in composition of the regulatory T-cell pool. Immunology and Cell Biology.2012;00:l-10

19 Rowe JH, Ertelt Jm, Xin L, Sing S. Way Pregnancy imprints regulatory memory that sustains anergy to fetal antigen Nature.2012;doi:10.1038/naturell462

20 King AE, Critchley HO. Oestrogen and progesterone regulation of inflammatory processes in the human endometrium. Steroid Biochem Mol Biol. 2010;31;120(2-3):116-11.

21 Piccini MP. T cells in normal pregnancy and recurrent pregnancy loss. Reprod Biomed Oniine.2006;13:840-4

22 Szekeres-Bartho J, Polga B, Kozma N, Miko E, Par G, Szereday L, et al. Progesterone- dependent inmunomodulation.Chem Inmunol Allergy. 2005;89:118-25

23 Druckmann R, Druckmann MA. Progesterone and the inmunology of pregnancy.J Steroid Biochem Mol Biiol. 2005; 97:389-96

24 Chabbert-Buffet N, Meduri G, Bouchard P, Spitz IM. Selective progesterone receptor modulators and progesterone antagonists: mechanisms of action and clinical applications. Hum Reprod Update. 2005;11(3):293-307.

25 Chen Y, Wang Y, Zhuang Y, Zhou F, Huang L (2012) Mifepristone Increases the Cytotoxicity of Uterine Natural Killer Cells by Acting as a Glucocorticoid Antagonist via ERK Activation. PLoS ONE 7(5): e36413. doi:10.1371/journal.pone.0036413

26 Mifeprisone induces maturation of monocyte-derived dendritic ceils. http://www.china-papers.com/?p=3888. Accessed September 1, 2011.

27 AznarJ, Tudela J. Ulipristal acétate ¿An emergency contraceptive? Medicina e Morale.2011;2:233-13

28 Miech RP. Immunopharmacology of ulipristal as an emergency contraceptive. International Journal of Women’s Health. 2011:3 391-397

29 Sacks G, Sargent I, Redman C. An innate view of human pregnancy. Immunol Today. 1999;2012

¿Se puede tratar a mujeres embarazadas que padecen cáncer de pecho sin producir un daño en el niño no nacido?.

Cuando una mujer está embarazada y se le diagnostica un cáncer de pecho la primera pregunta que se le debe hacer es ¿quiere que la tratemos para preservar su salud o quiere que no lo hagamos para preservar la de su hijo? Sin embargo, parece que hoy día existe cada vez más evidencia que muestra que las mujeres embarazadas que pueden desarrollar un cáncer de pecho pueden ser tratadas sin gran peligro para el niño no nacido (Nature 485; 554, 2012).

En el momento actual, aproximadamente 1 de cada 3000 embarazos se puede asociar a un cáncer de pecho. Este número parece pequeño, pero como cada vez más las mujeres retrasan la edad de tener un hijo, aumenta paralelamente el riesgo de padecer un cáncer de pecho, por lo que no es ilógico pensar que la cifra anteriormente comentada pueda aumentar.

Muchos estudios parecen indicar que cuando al embarazo se asocia un cáncer de pecho pueden aumentar las complicaciones, a veces importantes, es decir, son más dificultosos estos embarazos que los de las mujeres sanas. Pero esta realidad es mucho más compleja. En efecto, los riesgos específicos de los embarazos complicados con un cáncer de pecho son ambiguos, cuando se comparan grupos de mujeres embarazadas y otras que no lo están, ambos con cáncer de pecho, si se tiene en cuenta la edad de la mujer y el estadio de desarrollo del tumor, pues en este caso las diferencias entre ambos grupos se hacen menos definidas.

Ya en relación con el riesgo que la terapia anticancerosa puede significar para el feto, distintos expertos en cáncer y embarazo comentan que la mayoría de las pautas terapéuticas normales podrían aplicarse durante el embarazo. Por ello, según Frederick Amant, de la Universidad Católica de Lovaina, cada vez parece menos justificable el que se recurra al aborto en caso de embarazo y cáncer de pecho, pues según él la cirugía puede ser aplicada con seguridad después del primer trimestre de embarazo; la radioterapia puede ser instaurada con razonablemente bajo riesgo para el feto durante el segundo trimestre y en la parte final del mismo se podría aplicar sin riesgo hasta el parto. Sin embargo, la quimioterapia debería evitarse durante el primer trimestre, aunque a las quince semanas, dado que los órganos ya se han desarrollado casi plenamente, no sería un peligro objetivo el aplicarla, solamente unas cuantas drogas, especialmente los bloqueadores de los receptores del estrógeno y alguna otra, podrían producir daños en el desarrollo fetal, por lo que se recomienda no utilizarlas hasta el parto.

Por otro lado, existen ya datos, como el publicado por Amant y sus colegas (Lancet Oncol 13; 256-264, 2012) que comprueban que tras seguir la evolución hasta los 18 años de niños nacidos de mujeres que padecían cáncer de pecho durante su embarazo que fueron tratadas con terapia anticancerosa, dichos tratamientos no influyen en el desarrollo fisiológico y psicológico de estos niños. Es decir, parece que se abre una puerta a la posibilidad de tratar a mujeres embarazadas con cáncer de pecho, si se tienen en cuenta las consideraciones clínicas que Amant comenta en el trabajo anteriormente citado.

Fue dado de alta con 3.3 kg. un bebé que al nacer pesaba 360 gramos.

Carolina Terzis ha cumplido seis meses batiendo un récord: ser el bebé más pequeño que haya sobrevivido a un parto prematuro en Brasil. Cuando nació, en noviembre, pesaba 360 gramos y medía 27 centímetros, poco más que un bolígrafo. Su madre, Alexandra de 32 años, dio a luz en el quinto mes de embarazo tras sufrir síntomas de eclampsia, un trastorno gestacional. Cuando asomó a este mundo, el pie de Carolina no cubría la yema de un dedo. Sus posibilidades eran escasas, pero los milagros ocurren… los milagros y el buen hacer del equipo médico de hospital Vila da Serra, en Nova Lima. Tras seis meses de hospitalización, Carolina ha podido irse a casa con sus padres. Ahora pesa 3,3 kilos. Su padre, Thiago, contaba emocionado: «Nunca dejé de creer en ella. Yo le decía: “lovas a conseguir”, y lo ha hecho». Carolina es extraordinaria, pero no tiene el récord del mundo. Ese lo consiguió, y lo conserva, Amelia Taylor, que en 2006 nació en Florida tras una gestación de solo 21 semanas. Pesó 284 gramos y midió 24,13 centímetros. Hoy es una sonriente niña de 5 años (XL Semanal, 24-VI-2012).

Inmunotolerancia de las madres para los embriones preimplandados.

Un hecho biológico sorprendente es que las madres reducen su respuesta inmunológica para permitir que los embriones se puedan implantar en su útero sin complicaciones. Un informe sobre ello lo hemos publicado en el número anterior de Provida Press (nº 403), pero ahora ampliamos la información  con nuevos hallazgos recientemente publicados en la revista Cell (150; 29-38, 2012).

Como se comenta en una noticia publicada Nature Medicine, que se refiere al artículo  de Cell, “mientras que la mayoría de las madres embarazadas aman a los niños en gestación, su sistema inmunológico debería  rechazarlos, al ver que son cuerpos extraños a su madre, ya que la mitad de su genoma procede del padre, sin embargo no lo hace”.

En el artículo de Cell se profundiza en los mecanismos que regulan la inmunotolerancia entre el embrión y la madre, al comprobar que células  T (ptreg) existentes en la sangre  periférica pueden actuar disminuyendo la respuesta inmunológica para antígenos externos distintos de los propios, mientras que las células T del timo (tTreg) se piensa que pueden ser las responsables de la tolerancia para los antígenos propios.

En el trabajo que comentamos se sugiere que las células tTreg son un factor decisivo para la inmunotolerancia maternofetal y que este sorprendente mecanismo, que va a permitir las implantaciones sin problemas del embrión,  se ha ido desarrollando durante la evolución de los mamíferos.

1. Número anual de nacimientos por cada 1000 mujeres de entre 15 y 19 años (según datos de 2003).

tabla

Fuente: Adapted from Save of the Children.
State of the World´s Mothers

2. El índice de infertilidad en Japón ha alcanzado el nivel más bajo de su historia, al llegar a 1,29 en 2003. En 2002 fue de 1,32. En la región de Tokio es de 0,99 (Yomiuri Shimbun, 11-VI-2004).

3. En un interesante artículo en la prestigiosa revista Nature (4-XI-2004), se aborda el tema de los problemas que podría acarrear la maternidad tardía, si con el avance de la ciencia se pudiera retrasar la premenopausia en las mujeres. Dado que esta maternidad tardía es rechazada por amplios grupos de opinión, tanto sociales, como médicos, Nature estima que existe una doble vara para valorar la fertilidad. A los hombres maduros se les felicita si llegan a ser padres en su edad madura, en cambio las clínicas de fertilidad asistida rechazan a las mujeres de 50 años e incluso a las que tienen más de 45, por lo que no parece fácil que esta maternidad tardía en mujeres a las que se le prolonga la fertilidad artificialmente sea admitida por la sociedad y por los médicos especialistas.

4. Islandia es el país europeo con mayor tasa de fecundidad (1,93 hijos por mujer en 2004). Aunque esta tasa sigue por debajo del umbral de relevo generacional (2,1 hijos por mujer), es ya superior a la de Irlanda y, sobre todo, a diferencia de lo que sucede en esta otra isla, muestra una tendencia a la recuperación (Aceprensa, nº 56/2005).

5. A medida que aumenta la edad de las mujeres van teniendo menos posibilidad de quedarse embarazadas. Cuando el feto femenino tiene 20 semanas de gestación sus ovarios tienen entre 6 y 7 millones de ovocitos, pero esta cifra va disminuyendo progresivamente. En el momento del nacimiento ya es de 1 a 2 millones, a los 37 años aproximadamente de 25.000 y solamente de 1000 a los 51 años, que es la edad media en que comienza la menopausia en las mujeres norteamericanas. Es decir, en las mujeres normales se produce una rápida disminución de ovocitos a partir de los 37 años, lo que hace más difícil que puedan quedar embarazadas a partir de esa fecha (NEJM, 353; 64, 2005).

6. La oficina de prensa de la Conferencia Episcopal de Brasil ha hecho llegar un comunicado, dirigido a los obispos de ese país, firmado por su presidente, Cardenal Geraldo Majella Agnelo, Arzobispo de Bahía. Dice así el comunicado:

“Brasilia, 27 de agosto, día de Santa Mónica, para los Arzobispos y Obispos de Brasil:

“Estimados Hermanos en el Episcopado:

“Usando este medio veloz de comunicación (correo electrónico), les hago llegar a todos nuestros hermanos Arzobispos y Obispos, una comunicación urgente de la Secretaría de Estado de la Santa Sede”.

“A través de la Nunciatura Apostólica, el Cardenal Angelo Sodano, Secretario de Estado, alerta sobre un texto que circula por internet, de la Organización feminista internacional ‘Católicas para el Derecho a Decidir (Catholics for Free Choice), dirigido a los líderes religiosos'”.

“El comunicado de esa organización tiene como fin recoger firmas de líderes religiosos, en apoyo al concepto de salud reproductiva (reproductive health), para que sea incluido en la Declaración de Jefes de Estado y de Gobierno, que se reunirá en New York entre los días 14 a 16 de septiembre próximo, con motivo de la Cumbre Milenio+5”.

“El concepto de salud reproductiva, que está siendo muy empleado por el propio Gobierno brasileño, es muy ambiguo. Como se sabe, está en los textos de las Declaraciones de las Conferencias de las Naciones Unidas de El Cairo y Beijing, incluye el aborto como medio de planificación familiar, a pesar de las reservas de la Santa Sede y de otros países”.

“La Santa Sede pide que los Obispos, en todo el mundo, estén vigilantes, a fin de que ningún líder religioso católico, sujeto a nuestras jurisdicciones, caiga en la trampa, firmando ese texto, a fin de que la acción de la Iglesia y de la Santa Sede en defensa de la vida no sea desacreditada en el ámbito internacional por sus propios miembros” (Noticias Globales, 30-VIII-2005).

7. Riesgos relativos de muerta materna:

Parto Aborto
Mortalidad total,————- 1,0 3,52
Muerte natural,————— 1,0 1,63
Accidentes+suicidios,——- 1,0 104,24
Homicidios,——————- 1,0 1,013’99

Si se considera como 1 las muertes atribuidas al parto, en los 12 meses siguientes al mismo, en la tabla se indica el incremento de muerte debida al aborto (Acta Obstet Gynecol Scand 76; 651, 1997).

8. Aproximadamente el 3 % de los nacidos en Estados Unidos están afectados por alguno de los diferentes 45 defectos genéticos actualmente clasificados (JAMA 295; 618, 2006).

9. En Australia, en 2002, el 27 % de los embarazos terminaron en abortos (Sydney: Australian Institute of Health and Welfare (AIHW), National Perinatal Statistics Unit (NPSU) 2004).

10. Disminuye la fecundidad en el mundo desarrollado. Ucrania es el país con menor índice de fecundidad (1,17), le siguen Eslovaquia, Eslovenia y Corea del Sur con 1,2 y después Italia (1,29), España (1,3) y Alemania (1,32).

11. Se está produciendo un drástico descenso de los índices de fecundidad en Europa, según pone de manifiesto un reciente informe de la “Organization of Economic Cooperation and Development (OECD)”. Mientras que en 1990 todos los países europeos tenían un índice de fecundidad superior a 1,3, en el momento actual 15 países muestran un índice por debajo de 1,3.
De acuerdo con un reciente artículo del New York Times, basado en el informe de la OECE anteriormente comentado, excepto uno, ningún país europeo es capaz de mantener sus niveles poblacionales si sólo cuenta con sus nacimientos (European Life Network, patrick@europeanlifenetwork.org).

12. La LXI Asamblea General de las Naciones Unidas ha adoptado como nueva meta el acceso universal a la “Salud Reproductiva” en el año 2015 dentro del quinto Objetivo de Desarrollo del Milenio, reconociendo la importancia de los servicios de prevención, tratamiento y cuidados en este campo para mejorar la salud materna y para salvar la vida de más de medio millón de mujeres que mueren cada año por problemas relacionados con el embarazo y el parto.
No hay que olvidar que este proyecto incluye como punto fundamental el acceso de todas las mujeres al aborto libre (Jano-On-line, 18-X-2006).

13. Los ministros de la Salud de la Unión Africana (AU), se han reunido en Mozambique, en el pasado mes de octubre, para tratar de adoptar una política común en lo que se refiere a los derechos reproductivos de la mujer. Los partidarios de introducir el aborto como un derecho de la mujer fueron derrotados. De los 53 estados miembros de la AU, 25 prohíben el aborto en cualquier circunstancia, 12 permiten el aborto por razones de peligro para la vida de la madre y sólo 3 lo permiten a demanda de la mujer (C-FAM, C-fam@c-fam.org. 31-X-2006).

14. En la década de los sesenta el promedio anual de nacimientos en Cuba era de unos 250.000. Sin embargo, el pasado 2005 fue solamente de 120.000, a pesar de haber más de un millón de mujeres en edad fértil. Añadido esto a que la esperanza de vida de los cubanos es hoy de 77 años, se constata un constante incremento de personas mayores de 60 años, que en este momento representa el 16 % de la población total, porcentaje que en el 2025 llegará probablemente al 26 %. Como por otro lado la proporción de niños menores de 14 años se incrementa cada vez más, no es difícil aventurar la existencia de importantes problemas sociales derivados del envejecimiento de la población en un futuro próximo (Ofilio Pelaez, pelaez@granma.cip.cu).

15. Una mujer británica con útero doble ha dado a luz a tres bebés, concebidos en dos matrices, en un caso que puede ser único en el mundo, según los expertos.

Hannah Kersey, de 24 años, nació con didelfia, un estado caracterizado por la presencia de útero doble, pero los médicos le habían dicho que era improbable que quedara embarazada en los dos.

Sin embargo, el pasado septiembre dio a luz por cesárea a tres niñas, dos desarrolladas en una matriz y la tercera en la otra, nacidas prematuras en el hospital de Southmead, de Bristol (Inglaterra).

Las primeras en nacer fueron las mellizas Ruby y Tilly, y a ellas les siguió su hermana de la otra matriz, Grace.

Las tres pequeñas debieron permanecer ingresadas en el hospital durante nueve semanas antes de ser llevadas a casa con sus padres en Northam (Inglaterra).

Según Kersey, las niñas fueron concebidas en dos óvulos fertilizados al mismo tiempo.

La madre dijo a los medios británicos que los médicos le habían advertido, tras quedar embarazada, que tenía tres opciones: abortar a los tres fetos, abortar las mellizas y quedarse con un solo bebé o quedarse con todos asumiendo el riesgo.

“Fue una posición terrible, pero inmediatamente supe que no podía poner fin a la vida de ninguno de mis bebés, de modo que optamos por seguir con los tres”, afirmó Kersey (EFE, 3-I-2007).

16. Actualmente, entre el 8% y el 12% de los nacimientos (dependiendo del hospital) son partos que no han alcanzado las 37 semanas de gestación. Los motivos de este aumento son múltiples. A la mejora de la asistencia obstétrica (y, por tanto, al éxito de gestaciones complicadas), hay que sumar los embarazos a edades más tardías (a partir de los 30 años el índice de prematuros es mayor), la inmigración (parte de las mujeres foráneas controlan muy mal sus embarazos) y al aumento de las técnicas de reproducción asistida, con las que se consiguen muchos embarazos múltiples.

El neonato se enfrenta a numerosas complicaciones que requieren atención en sus primeras semanas de vida. Un niño que haya nacido tras 24 semanas de embarazo (unos 500 gr de peso) puede requerir entre tres y cinco meses de hospitalización, un pequeño de 30 semanas (unos 1.200 o 1.500 gr) puede recibir el alta en 30 o 40 días.

Como es de esperar, los problemas aumentan cuanto menor haya sido la duración del embarazo. Según un seguimiento realizado en el Hospital Clínico de Barcelona, entre los pequeños de 25 semanas se registra una mortalidad del 35%, que baja al 20% entre los de 26 semanas. Entre los neonatos de 30 semanas, la mortalidad es de sólo el 3%.

Sin embargo, las complicaciones graves de estos niños son pocas. Los programas de seguimiento han mostrado que, a los seis años, son escasos los prematuros que presentan secuelas mayores, como anomalías en la motricidad o parálisis cerebral: en torno al 11% de los de 25 semanas, pero tan sólo el  2% de los que han llegado a las 31 semanas de gestación (el mundo.es, 6-III-2007).

17.  Según cifras difundidas el pasado 7 de marzo por la ministra de Sanidad de la India, Panaba Lakshmi, una mujer muere cada siete minutos en ese país a causa de complicaciones en el embarazo o el parto, lo que representa cerca de 77.000 muertes al año.

Lakshmi también puntualizó que el índice de mortalidad materna en el parto en la India es de 31 por cada 100.000 nacimientos, según los últimos datos disponibles (Levante, 7-III-2007).

18. La vida deja de importar cuando los intereses económicos priman sobre los humanos. Un estudio realizado por Veerle Provoost, vinculado a la Universidad belga de Gante, revela que a la mitad de los niños nacidos con enfermedades en Bélgica se les niega el derecho a vivir.

Después de haber investigado a 298 clínicas y de interrogar a numerosos médicos sobre las causas de las muertes de los bebés, se ha podido saber que más de 150 niños han fallecido tras suspenderles el tratamiento inicialmente prescrito, o lo que es lo mismo, mediante la práctica de una eutanasia clandestina que implica el suministro de ciertas sustancias letales.

En el informe se afirma que, en muchos casos, se ha aplicado la eutanasia con el consentimiento de los padres. La ley belga, que se aprobó en el año 2002, prevé que la eutanasia puede ser aplicada a personas mayores cuando lo soliciten de una manera “voluntaria, ponderada y reiterada”. Sin embargo, en ningún caso la legislación vigente contempla la posibilidad de que se le aplique a recién nacidos ni a niños (Análisis Digital, 15-IV-2007).

19. Aumentan los partos de niños prematuros en la Comunidad Valenciana. En efecto, en los últimos 10 años se ha duplicado. Los expertos atribuyen esto al uso de las técnicas de procreación asistida y al aumento de partos de inmigrantes (Valencia hui, 30-VI-2007).

20. La mortalidad materna por embarazo y parto es de 400 por 100.000 nacidos vivos. En general en las regiones desarrolladas es de 20; de 24 en Europa y 17 en Estados Unidos. En África es de 830; en Asia de 330; en Oceanía de 240 y en América Latina de 190 (New England Journal of Medicine 356; 1395, 2007).

21. Una mujer de 27 años dio a luz el pasado 19 de abril a 7 bebés en Argelia, aunque uno de los pequeños ha muerto, según ha señalado un portavoz del Ministerio de Salud argelino.

La parturienta, Souhila Touile, seguía desde hace tres años un tratamiento de fertilidad y fue atendida en el hospital público de Kouba, situado en las afueras de Argel.

Según ha explicado un médico del servicio de ginecología del centro, la joven esperaba ocho bebes. “Uno de ellos, un varón, murió en el útero y otro después del nacimiento. Las seis niñas restantes están vivas y pesan entre 700 gramos y 1,3 kilos”, precisó este especialista (el mundo.es, 24-IV-2007).

22. Después de 15 años de investigaciones parece confirmado que células del feto pueden encontrarse en la sangre materna, lo que avala que la comunicación feto-materna a través de la placenta es una realidad. Esto puede servir para proporcionar nueva información sobre algunas enfermedades autoinmunes, sugiriendo a la vez que las células fetales pueden contribuir al desarrollo de algunas enfermedades (American Journal of Obstetrics and Gynecology DOI: 10.1016/j.ajog.2006.12.013 publicado en abril de 2007 y JAMA 297; 1489, 2007).

23. Investigadores de la Universidad de Nottingham, en el Reino Unido, han desarrollado un monitor del ritmo cardíaco para embriones. Esta herramienta, de fácil uso,  permite a la madre controlar regularmente los latidos del feto sin tener que ir al hospital.

El aparato  puede ayudar especialmente en las gestaciones en las que la madre tiene factores de riesgo, como diabetes y patologías autoinmunes, como lupus eritematoso; también puede ayudar a identificar los casos en los que se va a producir bajo peso o en los que existe riesgo de desprendimiento de la placenta (DM, 4-III-2007).

24. La sangre de las embarazadas permite detectar anomalías cromosómicas fetales, no sólo relacionadas con la madre sino también con el padre. La técnica más habitual para hacer dicho análisis es la biopsia de corion, “un método invasivo que supone un cierto riesgo para el feto”, asegura Carmen Ramos, del Servicio de Genética de la Fundación Jiménez Díaz (Madrid). Ahora, gracias al diagnóstico prenatal no invasivo, basado en muestras de sangre periférica de la madre, “podemos evitar que el feto corra riesgos innecesarios, además de hacerlo antes de la décima semana de gestación”, afirma.

La información del ADN fetal en la sangre materna permite analizar todo tipo de mutaciones relacionadas con el padre, segmentos de ADN que únicamente se encuentran en el feto, etcétera. Como asegura Carmen Ayuso, “las mutaciones de origen paterno son importantes porque el padre puede ser portador de enfermedades como la corea de Huntington o la distrofia miotónica”. Así, “si el feto es un varón, podemos determinar los genes que pueden estar presentes en el cromosoma Y” (El País.com, 31-VIII-2007).

25. En la sangre materna existe mRNA fetal. Su presencia permite detectar anomalías genéticas fetales utilizando sangre materna, lo que abre una gran puerta para poner a punto técnicas que obvien practicas más cruentas  en los fetos (The Journal of Clinical Investigation 117; 3007, 2007).

26. Se estima que en el mundo se producen alrededor  de 210 millones de embarazos al año. De ellos una quinta parte termina en aborto. Más de las tres cuartas partes vive en países  en vías de desarrollo,  en donde se producen el 97 % de los 20 millones de abortos inseguros  que se dan cada año en el mundo. Alrededor  de 68.000 mujeres por causa de estos abortos inseguros y 5,3 millones padecen efectos secundarios temporales o permanentes (The Lancet 370; 291, 2007).

27. La supervivencia en 2006 de los niños nacidos en Gran Bretaña antes de las 24 semanas de gestación fue del 10 al 15 % (BMJ 335; 789, 2007).

28. Todos los niños nacidos sin vida tendrán el derecho de ser inscritos en el Registro Civil, sea cual sea su peso y el tiempo de gestación de la madre. Aunque la decisión tomada por la Corte de Casación francesa, debe sentar jurisprudencia, se trata de un paso para reconocer que los niños nacidos sin vida han sido seres humanos durante la gestación de la madre.
El fallo tiene su origen en la situación de una pareja que durante 1996 y 2001 fueron padres de tres niños nacidos sin vida, a los cuales quisieron inscribir en el Registro Civil francés, decisión que les fue negada. Por ello, y ante su deseo de reconocer que sus hijos estuvieron vivos dentro del vientre de su madre, llevaron el caso delante de la justicia.

En primera instancia, los jueces negaron la posibilidad a los padres de que sus hijos fueran inscritos, alegando que según establece la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS) un niño es considerado viable después de las 22 semanas, momento en el que el peso supera los 500 gramos. Por su parte, la Corte de Casación, ha tomado la misma definición para alegar el derecho de los padres a inscribir a sus hijos en el Registro Civil.

La decisión cuenta con una gran importancia para las parejas, ya que además de las meramente sociales, como pueden ser beneficiarse del permiso de maternidad, permite a los padres dar un nombre a su hijo, y poder superar de una manera diferente la perdida de su hijo (Análisis Digital, 8-II-2008).

29. En el año 2005, se estima que murieron en el mundo 535.900 mujeres por complicaciones del embarazo o del parto. El 99 % en los países  en vías de desarrollo (The Lancet 370; 1311-1319, 2007). Un grave problema sanitario más que nos debe animar a reflexionar sobre la injusta distribución de la riqueza.

30. «Se ha demostrado que por encima de las 24 semanas de gestación, un feto puede sobrevivir». Con esta premisa, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGÓ) ha impulsado la elaboración de un documento, que ha presentado el pasado 3 de julio, en el que reclama poner fin a los abortos de más de 24 semanas de gestación.

En cuanto a la praxis médica «debemos intentar salvar al niño». «La ciencia ha avanzado», asegura, «y ahora, cuando nacen a las 25 semanas, algunos niños se salvan; a las 26 semanas se salvan algunos más, y a las 28 ya se salvan muchos» (La Razón, 3-VII-2008).

31. El pasado 8 de marzo nacía Paula, una niña prematura que no recibía alimento dentro del vientre materno; en la semana 27 de gestación se le practicó una cesárea a su madre y la pequeña Paula llegó al mundo con 490 gramos de peso (el más bajo con el que ha nacido un bebé en Bilbao).

Los médicos no fueron muy optimistas al principio, ya que en ese hospital nunca había sobrevivido una niña tan pequeña. Pero, como explica el padre de Paula, Mariano Montbria, “tenía ganas de vivir. Nos dieron 48 horas. Si para entonces no había empeorado, había esperanzas”. Y pasaron las 48 horas, y muchas más.

La pequeña Paula -tan pequeña que cabía en la mano de su padre- estuvo tres meses y medio en la unidad de Neonatología del hospital de Basurto y pasó por graves dificultades respiratorias, digestivas y metabólicas, “pero finalmente ha salido adelante sin secuelas”, explicaban al diarioDeia dos  de los especialistas del hospital que atendieron a Paula, Iñigo Echániz y Gabriel Saitua.

Pero los meses de lucha tuvieron su recompensa y el pasado 20 de junio la pequeña salió del hospital y conoció por fin su casa. Había quintuplicado su peso inicial (salió del hospital con 2,3 kilos) gracias a la nutrición parenteral y la leche materna.  Al cierre de esta edición el padre comunicaba que Paula ya pesa 2,870 kilos (ALBA, 11/17,VII-2008).

32. En un estudio realizado  en el Reino Unido se confirma que entre 1994 y 2005 ningún niño que nació en la 22 semana de gestación o antes sobrevivió (BMJ 336; 1199, 2008).

33. En la Comunidad de Madrid fallecen 400 niños al año, de los que el 40% tienen un fallecimiento que podría ser previsible. Entre éstos, están los niños con patología oncológica, enfermedades metabólicas y degenerativas. Una asistencia sanitaria de calidad requeriría asegurar que cada paciente reciba el conjunto de servicios más adecuados para cada situación  en  concreto  y de  ahí la  necesidad de desarrollar unos cuidados paliativos que traten al niño y su familia como una unidad, respetando la dignidad e intimidad del niño, favoreciendo el fallecimiento en el domicilio y evitando ingresos innecesarios (Javier Pérez Minués. javierperezminguez@berbes.com).

34.  En el África subsahariana 41 niños de entre 1000 nacidos mueren en el primer mes de vida. Este índice un Japón es de 2 por 1.000 (The Lancet 1141, 2008)

35Un problema que se plantea en la medicina neonatal, es hasta qué punto los recién nacidos sienten dolor. En un reciente estudio en el que se incluyen 431 recién nacidos (Rev Prescrire 28; 867, 2008), se detectan en estos niños gestos dolorosos. Esto ha hecho que en el trabajo se recomienden algunas prácticas antiálgicas, como puede ser darles una solución glucosa al 30 % o el uso de tetinas. Estos simples procedimientos han llevado a una gran disminución de los gestos de dolor en los bebés.

36El bajo peso al nacimiento es una importante causa de morbilidad y mortalidad infantil, que ha aumentado en Estados Unidos en los últimos años.  En 2005, el año más reciente sobre el que hay datos fehacientes, fue del 8,2 % de todos los nacimientos. Esto puede estar relacionado con el aumento de las técnicas de reproducción asistida, pues la asociación entre ellas y el bajo peso al nacimiento está claramente establecida (JAMA 301; 2205-2206, 2009).

37.  Se retrasa la edad en que las madres tienen su primer hijo. En España ésta ha pasado de años 26,3 años en 1988 a 29,3 en 2008. Sin embargo, en muchas comunidades autónomas, esta sobrepasa los 30 años, como Madrid (31,1),  País Vasco (31,8), Navarra (31,2), La Rioja (31,1),  Asturias y Cantabria (30,8), Cataluña (30,4) y la Comunidad Valenciana (30,2). (Instituto Nacional de Estadística y Eurostad).

38.  Según datos de OMS, Unicef, ONU y Banco Mundial, las muertes de mujeres en todo el mundo, relacionadas con el  embarazo y el parto han disminuido un 34 % entre 1990 y 2008, pasando de 546.000 a 358.000 (BMJ, 341; 578, 2010).

Se opera intraútero un feto que padecía una atresia bronquial

Se ha operado en el Hospital Clínico de Barcelona, por primera vez en el mundo, un feto de 800 gramos de peso y 26 semanas de vida, que padecía una atresia bronquial que le impedía respirar con normalidad y que le hubiera acarreado la muerte antes de nacer. Para conseguirlo se introdujo un diminuto endoscopio de 3 mm a través de una pequeña incisión en el vientre de la madre. Después por la boca del feto, lo hicieron llegar a su tráquea, tras atravesar la laringe, accediendo así al bronquio obstruido, que fue posteriormente perforado con láser. Tras ello se recuperó el pulmón afectado. Quince semanas después nació la niña que pesó 2.500 grs. A los trece días de nacer se sometió a la pequeña a una segunda intervención. Ahora la niña tiene 16 meses y hace vida normal (Agencias).

Niños que nacen en el mundo prematuramente.

Cada año nace en el mundo15 millones de niños antes de la 37 semanas de gestación, muriendo 1 millón de ellos por complicaciones médicas (BMJ 344; 6, 2012).

Algunas complicaciones del embarazo pueden favorecer el desarrollo de enfermedades cardiacas.

Por primera vez “American Heart Association” en su guía clínica de 2011, incluye las complicaciones del embarazo como un posible riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares, ante la existencia de recientes estudios que muestran una asociación estadísticamente significativa entre los embarazos complicados y la aparición de enfermedades cardiacas, incluso décadas después de esos embarazos problemáticos (Circulation 125; 1336-1338, 2012).

SECUENCIACION DEL GENOMA DE LOS FETOS. Un procedimiento no invasivo podría detectar miles de dolencias que hoy no se pueden discernir.

El uno por ciento de la población vive con un trastorno monogénico. Desde 2011 se puede determinar, a partir de muestras de sangre de la madre, si el feto tiene un cromosoma anormal, lo que destacaría, por ejemplo, un Síndrome de Down. Sin embargo, con ese nivel de información no se descubren la mayoría de los cerca de 3500 trastornos monogénicos que existen. Ahora, los médicos pueden extraer tejido de la placenta o una muestra de líquido amniótico para detectarlos, pero estas exploraciones invasivas suponen un riesgo de aborto que la mayoría de las mujeres no están dispuestas a correr.

El nuevo método no invasivo daría a las madres un detalle sin precedentes sobre su hijo sin poner en peligro el embarazo. También podría llegar a más mujeres de todo el mundo, pues el procedimiento no requiere la ayuda de un ginecólogo cualificado. Algunos investigadores imaginan equipos de “hágalo usted mismo” que las madres remitirían al laboratorio.

El procedimiento deriva de un descubrimiento realizado en 1997, cuando el patólogo químico Dennis Lo, entonces e la Universidad de Oxford, y sus colaboradores detectaron la presencia de ADN fetal en el plasma sanguíneo de una mujer embarazada. Ello significaba que era posible separar los dos tipos de ADN y usar la parte correspondiente al feto para obtener su genoma completo.

En 2011, el genetista Jay Shendure, de la Universidad de Washington, desarrolló una técnica en la que se secuenciaban los genomas paterno y materno completos a partir de la saliva del padre y de la sangre de la madre. Con este proceso, Shendure pudo discernir las mutaciones que aparecen de forma espontánea en el feto, lo que podría ayudar en la detección de trastornos raros.

Un grupo de científicos dirigido por Stephen Quake, bioingeniero de la Universidad Stanford, ha reconstruido el genoma fetal utilizando solo una muestra sanguínea de la madre.

A pesar del progreso sigue habiendo problemas que resolver, en particular reducir el coste y mejorarla precisión de la secuenciación. Pero el mayor es interpretar el genoma. “Nuestra capacidad de detectar cambios genómicos ha superado a la de relacionarlos con enfermedades y características humanas”, dice Brenda Finucane, presidenta de la Sociedad Nacional de Consejeros Genéticos. Muchos médicos creen que es prematuro adoptar los cribados antes de que se establezcan directrices claras para su uso (Daisy Yuhas. Investigación y Ciencia, febrero 2013).

Los diez mejores países para las madres.

Para las madres en Finlandia cada día es el día de la madre. Un nuevo informe de “Save the Children” manifiesta que ese país nórdico es el mejor del mundo para las madres. Aunque en conjunto es Escandinavia el paraíso para la maternidad, pues en el ranking realizado, tras Finlandia se encuentra Suecia y después Noruega. La siguen, por ese orden, Islandia, Holanda, Dinamarca, España, Bélgica, Alemania y Australia.

En el lado opuesto se encuentran diez países, encabezados por la República Democrática del Congo, seguidos por Somalia, Sierra Leona, Mali, Níger, Chad y Costa de Marfil. Es decir, practicante toda el África subsahariana se encuentra a la cola de la protección de la maternidad lo cual es especialmente grave, pues el 98% de las muertes de recién nacidos y el 99% de la maternal, ocurren en los países en donde los cuidados básicos de salud son muy escasos.

Sin embargo, una noticia positiva en este campo es el gran descenso de la mortalidad infantil y materna, pues el número de niños menores de 5 años que mueren en el mundo cada año ha disminuido un 40%, pues ha pasado de 12 millones a 6.9, mientras que el número de muertes maternas ha disminuido en un 50% desde 1990 hasta la fecha, pues ha pasado de 543.000 a 287.000 (Courtney Subramanian. 10-V-2013).

Mortalidad materna en el África subsahariana.

En los últimos 30 años, la reducción de la mortalidad materna ha sido uno de los principales objetivos de la sanidad pública mundial. Pero en el África subsahariana este es un problema no resuelto. Más del 50% de todas las muertes maternas ocurren en África y el índice de mortalidad materna en el África subsahariana es más del doble del índice global mundial (The Lancet 381; 1699-1670, 2013).

¿Tiene el uso del parto en el domicilio de la mujer ventajas sobre el parto hospitalario?.

En una época de exigentes restricciones económicas se plantea en qué medida en mujeres embarazadas sin riesgos especiales el parto en casa, atendido por comadronas bien preparadas, tiene más riesgos que el parto hospitalario, pues indudablemente el parto en casa es más económico. En relación con ello, en un reciente trabajo (British Medical Journal 2013; 346: f 348), realizado en Holanda, en el que se obtienen datos de 146.752 mujeres embarazadas sin riesgos, se concluye que “no existe evidencia que los partos planificados en casa aumenten el riesgo de problemas importantes cuando se compara con el riesgo de partos hospitalarios, siempre y cuando los partos caseros sean atendidos por comadronas bien preparadas”.

Se imprimen fetos en 3D.

Una empresa japonesa imprime fetos en 3D. La compañía ofrece una copia del futuro bebé de unos nueve centímetros y una miniatura para colgar en el teléfono. La moda de pasear la ecografía en la cartera y la de publicarla en redes sociales puede tener los días contados. Espoleados por el auge experimentado por las impresoras 3D en la primera mitad de este año, un grupo de empresarios nipones han decidido comercializar copias a todo volumen para vendérselas a las parejas que esperan un bebé, que así podrán tener una réplica de su hijo en sus brazos sin tener que esperar los nueves meses de gestación. «Estar embarazada es un momento único en la vida», cuenta Tomohiro Kinoshita, uno de los «padres» del proyecto. La compañía no se limita únicamente a reproducir las «curvas» del bebé, sino que también respetan la textura. En total, la copia del futuro hijo cuesta cerca de 900 euros y mide casi diez centímetros. Para complementar la compra, Fasotec regala a sus clientes también una pequeña miniatura para colgarla en su teléfono móvil, pues llevar personalmente «copia del feto» no debe ser muy cómodo (las provincias.es, 22-VII-2013).

Se opera intrauterinamente un feto de 21 semanas.

Un feto de 21 semanas y dos días de gestación que padecía una obstrucción de la laringe que le impedía respirar y que le podía condicionar un fallo cardiaco, ha sido operado intrauterinamente con pleno existo. El procedimiento consistió en introducir un endoscopio de cirugía fetal en el útero, dirigirlo a la boca fetal, hacerlo llegar hasta las cuerdas vocales y desatascar la laringe de una membrana anómala que le impedía respirar. Tras la operación el embarazo siguió su curso normal y 16 semanas después nació un niño sano (Diario Medico 18/24-XI-2013).

Se opera intrauterinamente un feto de 21 semanas.

Un feto de 21 semanas y dos días de gestación que padecía una obstrucción de la laringe que le impedía respirar y que le podía condicionar un fallo cardiaco, ha sido operado intrauterinamente con pleno existo. El procedimiento consistió en introducir un endoscopio de cirugía fetal en el útero, dirigirlo a la boca fetal, hacerlo llegar hasta las cuerdas vocales y desatascar la laringe de una membrana anómala que le impedía respirar. Tras la operación el embarazo siguió su curso normal y 16 semanas después nació un niño sano (Diario Medico 18/24-XI-2013).

15.3.2 Implicaciones éticas y sociales.

 ir al principio