Observatorio de Bioética, UCV

Terapia génica

25.3.1 Aspectos generales. Animales transgénicos. 
25.3.2 Procedimientos técnicos.
25.3.3 Aplicación clínica.
25.3.4 Valoración ética.

25.3.1 Aspectos generales. Animales transgénicos.

1. La curación aparente de cuatro “niños burbuja” en Francia ha estimulado de nuevo la investigación con terapia génica, que había sufrido un gran frenazo después del fallecimiento, en Septiembre de 1999, de una joven sometido a uno de estos tratamientos en Estados Unidos. En ese país hay en este momento alrededor de 2.200 pacientes incluidos en 470 protocolos de terapia génica (AP, 6-V-2002).

2. Solamente en el Reino Unido hay en el momento actual 88 protocolos clínicos en marcha que utilizan la terapia génica (BMJ, 329, 839, 2004).

3. El Real Colegio de Obstetras y Ginecólogos de Gran Bretaña sugiere que la eutanasia infantil debería ser legalizada. El Consejo de Bioética de Nuffield rechaza la eutanasia activa pero propone que: a) todos los niños nacidos antes de las 22 semanas sólo reciban cuidados paliativos: es decir, que debe permitirse que mueran; b) los niños nacidos entre las 22 y las 23 semanas sólo reciban cuidados intensivos si los padres los solicitan después de una discusión sobre los riesgos, y sólo si los doctores están de acuerdo; c) en los casos de los niños nacidos entre las 24 y las 25 semanas, los padres deben tener la última palabra sobre los cuidados intensivos. Sin embargo, la Asociación Médica Británica se opone a cualquier norma ligada al número de semanas de gestación, de modo que cada caso se valore según sus propias circunstancias (Aceprensa, 19-II-2007).

4.  Según se comenta en Nature Medicine (16; 170-17, 2010), tres estudios, dos  en  humanos  ( N Engl  J Med 357; 2677-2686, 2007; Lancet Neurol 8; 917-928, 2009) y otro en ratones (Science 325; 336-339, 2009), parecen demostrar la eficacia de la terapia génica dirigida a modificar el  RNA para tratar de curar la distrofia muscular.
         
5. Se consigue mejorar por terapia génica, la perfusión, función motora y conservación de las patas, en ratones que sufrían trastornos del riego sanguíneo en las extremidades inferiores (PNAS 106; 20399-20404, 2009).

índice

25.3.2 Procedimientos técnicos.

1La organización Dignitas, que presta ayuda en Suiza a personas que quieren termi­nar con su vida, ha recibido críticas después de que una mujer supuestamente su­friera fuertes dolores antes de morir en sus instalacio­nes. The Sonntags-Zeitung ha informado que la mujer, de nacionalidad germana y de 43 años de edad, gritó de do­lor cerca de cuatro minutos antes del fallecimiento. La organización le suministró el pasado mes de noviembre un cocktail letal que acabó con su vida.

Los amigos que acompa­ñaron a la afectada en el do­loroso trance relataron al periódico que la mujer chi­llaba “me estoy abrasando, me estoy abrasando” y que luego cayó en coma. Tras es­tar 38 minutos en ese esta­do, acabó sucumbiendo por los efectos de la droga administrada.

Si las alegaciones son cier­tas, es la segunda vez que un paciente alemán es víctima de una asistencia suicida mal realizada, a pesar de que los defensores de la eu­tanasia señalan que el pro­ceso es pacífico y no doloro­so.

En agosto de 2004 un diente alemán de la organi­zación permaneció tres días en coma después de serie suministrada la droga letal (DM, 12-I-2007).

índice

25.3.3 Aplicación clínica.

1. La terapia génica puede mejorar la función nerviosa de los animales a los que se les ha producido una lesión de su médula espinal. Según Ann Logan de la Universidad de Birminghan (The Lancet 359; 950, 2002), cuando inyectan a esa médula espinal lesionada ADN generador de factores neurotróficos, factores que estimulan el crecimiento de los tejidos, son capaces de promover la regeneración de las células nerviosas lesionadas, aunque este efecto no se mantiene mucho el tiempo. A pesar de que la técnica aún tiene amplias dificultades, pues junto con las sustancias favorables se transmitieron otras no convenientes, sin duda abre un camino experimental esperanzador para este tipo de lesiones nerviosas.

2. Una grave enfermedad inmunológica congénita ligada al cromosoma X, de carácter mortal, ha podido ser curada en cinco niños transplantándoles sus propias células sanguíneas a las que se les había incorporado el gen defectuoso. No se produjeron efectos adversos y permitió a los pacientes llevar una vida normal (N Engl J Med 346; 1185, 2002).

3. Por medio de la terapia génica un grupo de investigadores de la Universidad de Wayne State en Detroit (Michigan), han conseguido mejorar la visión de ratones que padecían una degeneración retininiana hereditaria. Esto se ha conseguido introduciendo en las neuronas retinianas un gen capaz de sintetizar una proteína, la ChR2, que favorece la absorción de la luz (Neuron 50; 23, 2006). Sin duda, esta técnica de terapia génica abre una esperanzadora posibilidad para pacientes humanos que sufren esta enfermedad retiniana, lo que les puede llevar hasta la ceguera.

4. Dos importantes avances se han realizado en el campo de la terapia génica al aplicarla en dos enfermedades de la vista que conducirían en los pacientes a la ceguera. Así, niños nacidos con amaurosis congénita de Leber tienen una profunda dificultad visual y se quedan ciegos a media edad. Trabajos previos han mostrado que estos pacientes tienen 7 genes con mutaciones que favorecen el desarrollo de la enfermedad. Dos grupos de investigadores trabajando ambos con el gen denominado RPE65 facilitan la síntesis de la rodoxina, que es un pigmento visual carente en estos enfermos. En ambos trabajos se ha podido evidenciar una mejora de la función de la retina y de los reflejos a la luz (Doi:10.1056-NEJM oa 0802315 y Doi 10.1056-NEJM oa 082268).

5A pesar de las dificultades técnicas que hasta el momento encierra la terapia génica, hay ya ensayos clínicos en marcha para las siguientes enfermedades: inmunodeficiencia severa asociada al cromosoma X, deficiencia de adenosina deaminasa, granulomotosis crónica, anemia de Fanconi, epidermolisis bullosa, hemofilia B, fibrosis quística, lipofuscinosis cerea, deficiencia de  &-antitripsina, enfermedad de Canavan y distrofia muscular (The Lancet 371; 2044-2047, 2008.

6. Otro importante logro de la terapia génica, según se publica en PNAS (106; 3865-3870, 2009), al conocerse que un grupo de científicos de las universidades de Iowa y California, acaban de poner a punto un nuevo método para tratar de curar la fibrosis quística, enfermedad respiratoria  hereditaria, que suele provocar la muerte antes de los 40 años, por fallo respiratorio u orgánico.
Lo han conseguido introduciendo un gen CFTR normal en el tejido pulmonar, en cultivos pulmonares  humanos. Esto abre una objetiva esperanza para empezar a pensar en la posibilidad de tratar a estos pacientes.

7Diez niños con inmunodeficiencia combinada grave, que muestran un déficit de una enzima, la adenosina deaminasa, necesaria para que el sistema inmunológico funcione bien. Gran parte de estos niños mueren por infecciones a los pocos meses de vida. En el trabajo en cuestión  (New Englanf Journal Medicine 360; 447-458, 2009), los autores extraen células madre sanguíneas de los propios niños. A estas células les introducen  una copia sana del gen enfermo. Estas células tratadas se reinsertaron en la médula ósea de los niños enfermos, comprobando que tras el trasplante de médula generaba adenosina deaminasa. En nueve de los diez niños se restableció la función inmunológica, pudiendo hacer vida normal.

8. Un nuevo e importante paso se ha dado en el tratamiento de la adrenoleucodistrofia ligada al cromosoma X (enfermedad por la que se desmielinizan los nervios), al demostrarse que combinando la terapia génica con el tratamiento con células madre de médula ósea se puede enlentecer el desarrollo de esta grave enfermedad que afecta a 1 de cada 18.000 nacidos (Science 326; 818-823, 2009).

9. En una nueva ampliación de la terapia génica se han utilizado ratones con atrofia muscular espinal, una enfermedad neurológica que reduce la supervivencia de las neuronas motoras. En las experiencias referidas inyectan en ratones el gen alterado en esa enfermedad, el SMN1, consiguiendo la mejoría funcional de los ratones (J Clin Invst 120; 1253-1264, 2010).

10. Un interesante artículo recientemente  publicado (N Engl J Med 363; 355-364, 2010) parece confirmar que la terapia génica aplicada a los “niños burbuja”, la inmunodeficiencia combinada grave ligada al cromosoma X, consigue beneficios terapéuticos, que al parecer se mantienen, transcurridos diez años, aunque también es cierto que aún no se han podido evitar todos los efectos secundarios negativos, pues cuatro de los pacientes tratados desarrollaron una leucemia y uno falleció.

11. Un equipo médico del Centro Médico Weill Cornell, de Nueva York, ha ensayado con éxito una nueva terapia génica para tratar la depresión  (Science Transl Med 2; 54ra76, 2010)  en ratones. Técnicamente ha consistido en sustituir una proteina, la P11, que al parecer esta disminuida en los pacientes con depresión, y que es fundamental para que la serotonina¿? Se una a las células nerviosas. La disminución  de serotonina es lo que hasta el momento se piensa puede ser  la principal  causa de la depresión.  Según los autores  estos resultados en ratones justificarían el inicio de ensayos clínicos en fase I en humanos.

índice

25.3.4 Valoración ética.

1.  Solo dos países, en todo el mundo, tienen legalizada la eutanasia: Holanda y Bélgica, aunque esta última bajo ciertas circunstancias. En Australia, se ha revocado la ley que previamente se había aprobado. Pues bien, según un informe belga, entre 2004 y 2005, la muerte por eutanasia o “suicidio asistido” representó  solamente un 0,3% del total muertes en ese país (Análisis Digital, 5-II-2007).

2. Recientemente recordaba el prestigioso notario valenciano Rafael Gómez Ferrer Sapiña lo que su maestro José Corts Grau enseñaba en su Curso de Derecho Natural: “La eutanasia, decidida y ordenada por la propia victima, es contraria a la ley natural, porque si la voluntad de morir no justifica el suicidio, menos todavía autorizará a delegar en otra persona  la ejecución de nuestra muerte. Además, aun en el supuesto de que cupiera otorgar tal mandato, en los casos de que hablamos, ni el entendimiento ni la voluntad se hallan  en condiciones de otorgarlo: como que ni siquiera hay deseo formal de morir, sino de alivio”. Algo muy distinto es que muchas personas deseen,  cuando están en perfectas condiciones físicas y mentales, dar instrucciones a sus mas próximos para el caso de que perdidas sus facultades mentales, si no puedan expresar ellas personalmente lo que quieren que se haga desde el punto de vista clínico, quede constancia de la que desean.

3El Pleno del Congreso de los Diputados rechazó el pasado 20 de febrero, una moción presentada por el Grupo Parlamentario de IU-ICV dirigida a promover un debate en la cámara sobre la regulación de la eutanasia.

La mayoría de los grupos, entre ellos el PSOE, se mostraron partidarios de ampliar los cuidados paliativos para garantizar la dignidad en el proceso de la muerte, pero no apoyaron la despenalización de la eutanasia ni del  suicidio asistido.

El PSOE considera que no existe una demanda mayoritaria por parte de la sociedad para regular la eutanasia, por lo que apuesta por desarrollar los cuidados paliativos y el registro de últimas voluntades, recientemente aprobado por el Consejo de Ministros (Análisis Digital, 21-II-2007).

4. En The Lancet (372; 82-85, 2008) se publica un interesante artículo en donde bioéticos de las universidades de Carnegie Mellon, de Estados Unidos y McGill, de Canadá, denuncian  que se están utilizando pacientes de países del tercer mundo para realizar experiencias de terapia génica cuyas consecuencias son por el momento desconocidas. Sin duda, una práctica contraria a las más elementales normas éticas                                                                  

ir al principio