Richard Slayman, el primer paciente sometido vivo a un trasplante de riñón de cerdo, falleció el pasado 11 de mayo, dos meses después de la intervención.

Tal y como publicamos anteriormente, a mediados de marzo el Hospital General de Massachusetts anunciaba el éxito del primer xenotrasplante (trasplante de órganos entre diferentes especies) de un riñón de cerdo a un ser humano vivo. Esta intervención fue posible gracias a la modificación genética del órgano utilizando la tecnología CRISPR-Cas 9 y a una operación de 4 horas de duración. El paciente manifestó que someterse a este procedimiento fue “una forma de dar esperanza a las miles de personas que necesitan un trasplante para sobrevivir”.

Este xenotrasplante representó un avance significativo en este campo, ya que actualmente, según la Red de Obtención y Trasplante de Órganos de EEUU, aproximadamente 100.000 personas están en lista de espera para un trasplante.

Tras comunicar el fallecimiento de Slayman, los médicos han declarado que “no tenemos indicios de que su muerte fuera el resultado de su reciente trasplante”. La familia ha comunicado que “su legado inspirará a pacientes, investigadores y profesionales de la medicina”.

Comparte en tus redes sociales