La asociación CíViCa (Asociación de Investigadores y Profesionales por la Vida y la Dignidad Humana) ha publicado un informe acerca del nuevo “Plan Estratégico de protección a la maternidad y paternidad y de fomento de la natalidad y la conciliación 2022-2026” de la Comunidad de Madrid, impulsado por su Presidenta  Isabel Díaz Ayuso ante la bajada de la natalidad y el invierno demográfico que se está viviendo actualmente.

El Plan, que se hizo público el 24 de enero de 2022, cuenta con inversión de 4.500 millones de euros en cinco años para “volver a vivir en Madrid un baby boom y recuperar la cifra de 75.000 nacimientos anuales que se registraron de media en la región entre 2007 y 2011”, asegura Ayuso.

Por esta razón, los investigadores de CíViCa, de la que forma parte un integrante del Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia, han analizado los aspectos positivos, los mejorables y los negativos del informe.

Se trata, en general, de un buen Plan, si bien se hace demasiado énfasis en la Reproducción Humana Asistida y menos en el matrimonio, la familia (madre, padre e hijos), los métodos naturales de planificación de la natalidad y el freno al aborto, factores todos ellos que deben tenerse en cuenta para el fomento de la natalidad.

Observaciones sobre algunos de los puntos:

  • En el punto 5, se anuncian ayudas económicas por nacimiento, adopción, acogimiento permanente o temporal para empleados públicos ¿Por qué solo para empleados públicos?
  • En el punto 8, acerca de la nueva regulación de los centros de RHA, no sehttps://www.observatoriobioetica.org/wp-content/uploads/2022/02/bannerAyuso.jpg especifica si se trata de centros públicos o privados, o ambos. En cualquier caso, las técnicas de RHA son de coste elevado e insuficientes como para aportar soluciones efectivas al problema del aumento de la natalidad. Los fondos son limitados y existen necesidades más urgentes y efectivas para incrementar la natalidad. La verdadera finalidad de las técnicas de RHA es la de solucionar problemas de infertilidad, y su eficacia máxima tiene un techo difícilmente superable del 30%. Además, estas técnicas plantean una serie de problemas de salud y éticos que implican tanto a la obtención de los ovocitos por estimulación ovárica [4], como factores de riesgo para la salud de los hijos nacidos por fecundación in vitro [5-7], como especialmente por el destino de los embriones obtenidos no implantados.
  • En el punto 9, antes de recurrir a las técnicas de RHA, además de las indicadas para averiguar las causas de la infertilidad, se debería incluir un recurso especialmente eficaz y científico, la naprotecnología. Esta incluye un estudio completo de todos los factores que pueden alterar la fertilidad y fecundidad de la pareja: ginecológicos, urológicos, hormonales, psicológicos, nutricionales, etc. Por otra parte, el diagnóstico genético preimplantacional es una técnica eugenésica, de selección embrionaria sin posibilidad terapéutica alguna a día de hoy. Promocionarlo es promover la eugenesia y la «sociedad del descarte».
  • En el punto 12, sobre la puesta en marcha de los bancos de ovocitos y embriones, se debe tener en cuenta que ambas iniciativas son muy costosas, dirigen indefectiblemente a las técnicas de RHA con los efectos colaterales ya mencionados, especialmente la pérdida de embriones supernumerarios. Existen fines más urgentes de ayuda a la maternidad a los que debería priorizarse esta ayuda.

Los aspectos más positivos del Plan

  • Nos parece muy bien todo lo que supongan ayudas económicas y fiscales a las parejas jóvenes.
  • Nos parecen bien los planes de asesoramiento y asistencia personalizada a la mujer durante el embarazo (si incluye el apoyo a la vida de los no nacidos, dando alternativas a las madres embarazadas), el parto y el puerperio.
  • Nos parece muy adecuado que se considere el concebido como nacido y como un miembro más de la unidad familiar.
  • Nos parece muy positivo el anuncio de un nuevo protocolo de ayuda a las mujeres embarazadas en situación de vulnerabilidad.
  • Nos parece muy adecuado que se favorezca la maternidad en los casos de infertilidad.
  • Nos parece bien todo lo que sea favorecer la conciliación laboral y familiar.
  • Está muy bien que se incentive económicamente la adopción. Todo lo que la favorezca va en favor del niño, contribuye a evitar el aborto y supone una alternativa a la costosa e insuficiente tecnología de la RHA.
  • Nos parece muy bien el apoyo a las familias numerosas.
  • Nos parece muy adecuado el apoyo a las familias adoptivas y la simplificación de los trámites a los que se enfrentan.
  • Nos parece bien el reconocimiento explícito a las “familias monoparentales”, mediante un título acreditativo de su condición, si supone al final una ayuda para madres embarazadas que siguen adelante con su embarazo y no abortan. Necesitan una ayuda especial.
  • Nos parece adecuado el refuerzo a la red de centros maternales para ayudar a aquellas familias en situación de riesgo en acceso a la vivienda asistencia social y a formación.

Los aspectos mejorables del Plan

  • Se asume, sin más, la crisis de la familia, sin proponer medidas que favorezcan el matrimonio que es la institución de carácter jurídico más antigua de la humanidad.
  • En el lenguaje del texto del Plan, cuando se habla de familia, se está equiparando la familia natural (padre, madre e hijos) con las monoparentales, que se mencionan hasta 18 veces en el Plan, incluso en equiparación con las familias numerosas. No es razonable fomentar el aumento de las madres solteras, en especial, entre las mujeres de mayor edad. Lo razonable es propiciar medidas de apoyo al matrimonio y la familia y permitir que puedan tener más hijos.
  • La RHA se estableció y se debe entender como un recurso para tratar de superar los problemas de infertilidad. En este sentido debe ser un recurso ceñido a estos problemas y no destinado a satisfacer el deseo de tener un hijo, en cualquier caso.
  • Se echa en falta el fomento de ayudas para la formación en la planificación de la natalidad por métodos naturales y para la superación de los casos de infertilidad como paso previo al recurso a la RHA. Para estos casos debería recurrirse a la naprotecnología, contando para ello entre otras instituciones con la experiencia de la Asociación Española de Profesores de Planificación Familiar Natural (RENAFER), con profesionales de la salud que, desde diferentes perspectivas y especialidades, trabajan en el campo de la difusión, enseñanza e investigación sobre Métodos Naturales de Regulación de la Fertilidad [4].
  • Fuera de los casos de infertilidad, dedicar recursos públicos a la RHA supone promover la producción de embriones sobrantes destinados a su destrucción, y limitar las posibilidades reales de gestación si se comparan con los embarazos naturales. No se trata de restringir la RHA al sector público, pero si se debe contemplar su elevado coste por lo que, en el sistema público de salud debería limitarse a los casos de infertilidad.
  • Respecto a la puesta en marcha del Banco Madrileño de Ovocitos y potenciación del Banco de Embriones de la Comunidad de Madrid, son iniciativas muy costosas, que además dirigen indefectiblemente a las técnicas de RHA. La inseminación artificial tiene un costo entre 700 y 1.700 euros. Implantar un ovocito donado por otra mujer y fecundado con esperma de la pareja o de un donante es muy caro (entre 4.000 y 9.000 € en clínicas privadas). Es moralmente obligado advertir sobre los efectos colaterales de estas técnicas, específicamente la pérdida de embriones supernumerarios.
  • Existen fines más urgentes de ayuda a la maternidad a los que debería priorizarse esta ayuda.
  • Respecto al aumento de dos a cuatro el número de intentos completos de RHA para llevar el embarazo a término, no parece proporcionado dadas las limitaciones del sistema público de salud y la existencia de necesidades más urgentes y efectivas para incrementar la natalidad.
  • El diagnóstico genético preimplantacionales una técnica eugenésica, de selección embrionaria sin posibilidad terapéutica alguna a día de hoy. Promocionarla es promover la eugenesia y la «sociedad del descarte»
  • Frente a una Ley que ha convertido el aborto en un derecho de la mujer, y otras en ciernes que prohíben ayudar a las mujeres embarazadas para que tomen conciencia de su bebé, se echan en falta en el Plan medidas para evitar el aborto.
  • Obligar a los centros donde se practican abortos de la Comunidad de Madrid a dar una información veraz y completa en el consentimiento informado [5]. Se deberían incluir evidencias sobre las secuelas post aborto, especialmente crecientes en casos de abortos repetidos [8-10].
  • Dar a conocer a las embarazadas la realidad de la vida que llevan dentro, facilitando la observación de ecografías y el latido del corazón del bebé en desarrollo en su seno.
  • Se echa en falta medidas que permitan el apoyo de personas, entidades y asociaciones que ayudan a las mujeres embarazadas a no abortar.  Dar información y contactos con AdevidaFederación Española de Asociaciones Provida(33 asociaciones), Fundación MadrinaRedmadreCOFs y Centros de Ayuda a la Mujer embarazada (188 en toda España).

Notas

[1]  La SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) considera que hay infertilidad cuando tras un año y medio de mantener relaciones con el fin de lograr un embarazo, no se consigue.

[2]  La “ovodonación” es un reclamo de interés por parte de los centros de reproducción humana asistida con el fin de llevar a cabo una fecundación in vitro heteróloga (óvulo de donante. Implantar un óvulo donado por otra mujer y fecundado con esperma de la pareja es muy caro (entre 4.000 y 9.000 € en clínicas privadas). Importante conocer que donar óvulos tiene consecuencias para la salud de la donante.

[3] La “embrioadopción” consiste en la implantación de un embrión donado por otra pareja que se haya sometido a una fecundación vitro.

[4] RENAFER: Asociación Española de Profesores de Planificación Familiar Natural es una asociación que agrupa a los profesionales de la salud que, desde diferentes perspectivas y especialidades, trabajan en el campo de la difusión, enseñanza e investigación sobre Métodos Naturales de Regulación de la Fertilidad. Es miembro de la Institución Europea de Educación Familiar IEEF/EIFLE/

[5] En el modelo de Consentimiento informado que se proporciona a las embarazadas que van a los centros abortivos de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del embarazo (ACAI), revisado en 2018, no se contempla la opción de no abortar. Se da por hecho que quien va al centro ya ha decidido y solo se informa sobre el método “instrumental” o “farmacológico” a seguir. Como una concesión a la conciencia de la embarazada se le señalan las consecuencias psicológicas y sociales más comunes del aborto, de las que se dice que «si bien estadísticamente son poco frecuentes, cabe la posibilidad de que se presenten depresiones post-aborto, así como alteraciones del deseo sexual post-aborto» y se añade que «desde el punto de vista social, para algunos sectores de la sociedad, el aborto está mal considerado». Por el contrario, se dan toda clase de detalles sobre los efectos negativos de continuar con el embarazo: «abortos espontáneos, diabetes gestacional, hipertensión arterial, placenta previa, eclampsia, distocias del parto (fórceps, ventosas, etc.), sufrimiento fetal depresiones post parto, disminución del deseo sexual y baja autoestima. En mujeres con maternidad comprendidas entre los quince y treinta años, abandono de estudios, menor grado de actividad y oportunidades de lograr empleo, mayor número de rupturas de pareja y emancipaciones precoces, comportamientos antisociales en los hijos no deseados».

Referencias:

[1]  Mujer, madre y profesional, en defensa de la identidad femenina en Europa” Profesionales por la Ética. http://profesionalesetica.org/areas-de-trabajo/mujer-madre-y-profesional/ (2018)

[2] La Evolución de la Familia en España 2021Instituto de Política Familiar (2021).

[3] El Aborto en España 35 años después (1985-2020)Instituto de Política Familiar (2020).

[4] Kumar, P. et al. “Ovarian hyperstimulation syndrome”. J Hum Reprod Sci. 2011; 4: 70–75.

[5] Hansen, M. et al., “Assisted reproductive technologies and the risk of birth defects—a systematic review”. Human Reproduction” 2005; 20: 328–338.

[6] Butler, M.G. “Genomic imprinting disorders in humans: a mini-review”. J Assist Reprod Genet. 2009: 26: 477–486.

[7] Musca, A., et al., “Assisted Reproductive Techniques and Risk of Beckwith-Wiedemann Syndrome”Pediatrics. 2017; 140(1) e20164311.

[8] Coleman, P.K,  Boswell, K, Etzkorn, K., Turnwald, R. “Women Who Suffered Emotionally from Abortion: A Qualitative Synthesis of Their Experiences”. Journal of American Physicians and Surgeons. 2017; 22(4): 113-118.

[9] Coleman, P.K. “Abortion and mental health: quantitative synthesis and analysis of research published 1995-2009”.  The British Journal of Psychiatry 2011; 199: 180-186

[10] Jalanko, E., Leppälahti, S., Heikinheimo, O., Gissler, M. “Increased risk of premature death following teenage abortion and childbirth–a longitudinal cohort study”European journal of public health. 2017; 27(5): 845-849.