Observatorio de Bioética, UCV

Finlandia cuestiona los protocolos de la Asociación Mundial para la Salud Transgénero (WPATH)

 Última hora

Transexualidad / Informes / BIOÉTICA PRESS / Top News

Finlandia cuestiona los protocolos de la Asociación Mundial para la Salud Transgénero (WPATH)
18 noviembre
13:08 2021

Aumenta la preocupación internacional por el fuerte aumento inexplicable de adolescentes que presentan disforia de género, que ocurre en contextos de desarrollo y salud mental cada vez más complejos y, a menudo, sin antecedentes infantiles de angustia relacionada con el género.

Las autoridades sanitaras finlandesas (PALKO/COHERE) se desmarcaron hace ya un año, de las directrices señaladas por los estándares de atención recogidos en la séptima edición de las “Normas de atención para la salud de personas trans y con variabilidad de género” publicada por la “Asociación Mundial para la Salud Transgénero (WPATH)”.

En contra de la tendencia general de los países que toman posiciones en cuanto al abordaje terapéutico de los casos de disforia de género, el gobierno finlandés emitió nuevas pautas que establecen que la psicoterapia, en lugar de los bloqueadores de la pubertad y los tratamientos hormonales cruzados utilizados en los procesos de transición de género, debería ser el tratamiento de primera línea para el abordaje terapéutico de los casos de disforia de género en la población joven. Este cambio se produjo después de una revisión sistemática de la evidencia clínica disponible, que encontró que el cuerpo de evidencia para la transición pediátrica no era concluyente.

Se prioriza en el caso finlandés la necesidad de realizar un diagnóstico previo que permita la exclusión de la existencia de trastorno mental antes de plantear la posibilidad de emprender procedimientos médicos de transición de género, que incluyen tanto el bloqueo hormonal de la maduración sexual del adolescente como la administración de tratamientos hormonales cruzados para promover la transición de género, es decir, la aparición de caracteres fenotípicos del sexo contrario en aquellos que padecen disforia de género.

Las escasas evidencias científicas de la idoneidad de estos tratamientos junto a la creciente aparición de efectos secundarios tras su implementación, muchos de ellos irreversibles, está detrás de esta toma de posición (ver más AQUÍ).

Previamente, y tal como hemos publicado, el Hospital Karolinska en Suecia emitió nuevas directrices con respecto al tratamiento de los menores con disforia de género. La medida, que afecta los servicios de género pediátricos del Hospital Infantil Astrid Lindgren (ALB), suprimió la prescripción de bloqueadores de la pubertad y tratamientos hormonales de transición de género a pacientes menores de 18 años con disforia de género. Estos cambios entraron en vigor en Mayo de 2021.

En el caso sueco se establece que debe realizarse una evaluación cuidadosa del nivel de madurez del paciente para determinar si el paciente es capaz de brindar un consentimiento informado significativo. Del mismo modo, se obliga a que tanto los pacientes como sus tutores reciban información adecuada sobre los riesgos e incertidumbres de esta vía de tratamiento. No está claro si los menores de 16 años serían elegibles para tales ensayos.

Pero hay más precedentes en este sentido, pues en marzo de 2021, la National Institute for Health and Care Excellence (NICE) del Reino Unido, estableció que la relación riesgo/beneficio de las intervenciones hormonales de bloqueo y transición de genero para menores es muy incierta. Su principal hallazgo es que los agonistas de GnRH producen poco o ningún cambio en la disforia de género, la salud mental, la imagen corporal y el funcionamiento psicosocial. En los pocos estudios que informaron cambios, los resultados podrían atribuirse a sesgos o al azar, o se consideraron poco fiables.

El estudio holandés de De Vries et al. (2011), que ha sido considerado por muchos promotores de las intervenciones de transición de género como un referente, se consideró “con alto riesgo de sesgo” y de “mala calidad en general”, estableciéndose por parte de los revisores del NICE la posibilidad de que la angustia de los sujetos del estudio podría haber aumentado, advirtiendo que todos los estudios evaluados tenían resultados de certeza “muy baja” y estaban sujetos a sesgos y confusión (ver AQUÍ).

Aunque la transición médica pediátrica todavía está permitida en Finlandia, parece imponerse la tendencia de reservar las terapias de bloqueo hormonal de la pubertad y los tratamentos hormonales cruzados para menores con inicio de disforia de género en la primera infancia y sin trastornos mentales concurrentes. La cirugía de transición de género no es ofrecida a menores de 18 años.

Las prácticas más recientes promovidas por la mencionada séptima versión de la WPATH (WPATH Standards of Care 7 (SOC7)) promueven los tratamientos descritos, incluida la cirugía, a los jóvenes con disforia de género al inicio de la pubertad, que con frecuencia se acompaña de  problemas de salud mental o comorbilidades neurocognitivas (como TDAH y trastornos del espectro autista), implementándose, según estas directrices, solo una evaluación superficial, que puede incluso omitirse por completo de acuerdo con el modelo de consentimiento informado de atención respaldado por WPATH SOC7.

Por otra parte, las directrices finlandesas advierten sobre la incertidumbre de proporcionar intervenciones irreversibles de “afirmación de género” para los menores de 25 años, debido a la falta de madurez neurológica.

Se toma en consideración igualmente los efectos secundarios negativos sobre los procesos madurativos cerebrales durante la pubertad, que pueden afectar negativamente su desarrollo y la capacidad del joven para otorgar su consentimiento informado a los procesos subsiguientes, más agresivos e irreversibles del protocolo holandés: hormonas y cirugías de sexo cruzado.

Debe constatarse la creciente preocupación internacional por el fuerte aumento inexplicable de adolescentes que presentan disforia de género, que ocurre en contextos de desarrollo y salud mental cada vez más complejos y, a menudo, sin antecedentes infantiles de angustia relacionada con el género.

 

Finlandia cuestiona los protocolos de la Asociación Mundial para la Salud Transgénero (WPATH)
Relevania
Temáticas
Compartir

Acerca del autor

OBSERVATORIO DE BIOETICA UCV

Artículos relacionados

0 comentarios

Escribe un comentario

Warning: Illegal string offset 'rules' in /usr/home/observatoriobioetica.org/web/wp-content/themes/legatus-theme/functions/filters.php on line 195 Warning: Illegal string offset 'rules' in /usr/home/observatoriobioetica.org/web/wp-content/themes/legatus-theme/functions/filters.php on line 196 <