Esta decisión presenta objetivos problemas bioéticos, dado que esta atleta transexual podría tener ventajas biológicas (como mayor musculatura o niveles altos de testosterona) respecto a las mujeres que compiten contra ella, lo que podría suponer una superioridad significativa en la competición.

A pocos días de comenzar los juegos olímpicos de Tokio, se ha suscitado una nueva polémica al incluirse a una mujer transexual en la competición femenina. Se trata de Lauren Hubbard, una levantadora de peso que se ha clasificado para los juegos olímpicos representando a Nueva Zelanda (ver AQUÍ).

Pero ¿es justo que compita contra mujeres?

En una encuesta recientemente publicada por Rasmussen Reports, el 56% de los votantes declararon que era injusto que las atletas transgénero compitan contra mujeres, el 25% lo consideraba justo y el 19% no estaban seguros.

Esta decisión presenta objetivos problemas bioéticos, dado que esta atleta transexual podría tener ventajas biológicas (como mayor musculatura o niveles altos de testosterona) respecto a las mujeres que compiten contra ella, lo que podría suponer una superioridad significativa en la competición.