Un tema frecuentemente debatido en la opinión pública y en los medios de comunicación, es si la “variante inglesa” del SARS-CoV-2 puede ser más infectiva y las consecuencias de la infección de mayor gravedad. Ahora se publica en Science, un artículo en el que se comprueba que la variante D614G, que es la que se da en el “virus inglés”, aumenta la infectividad del virus, es decir, facilita su transmisión a las células humanas y también a los animales que lo reciben. Estos estudios se han realizado tras haber podido valorar experimentalmente el hecho con virus del SARS-CoV-2 conteniendo la variante D614G.