Hasta una docena de acuerdos diferentes ha cerrado AstraZeneca para cumplir con su compromiso de garantizar el acceso global y equitativo a la vacuna frente a la Covid-19 que está desarrollando con la Universidad de Oxford. Los ensayos en marcha con la citada vacuna, la AZD1222, se retomaron hace dos semanas tras una breve interrupción anunciada unos días antes, después de que un voluntario en el Reino Unido sufriera una reacción adversa. Para conseguirlo, la compañía está estableciendo acuerdos con diferentes países, como el Reino Unido, Estados Unidos, Japón, República de Corea, Australia y Brasil, así como con la Comisión Europea (CE).