Observatorio de Bioética, UCV

Verdades y mentiras de algunos movimientos antivacunas

 Última hora

Informes / BIOÉTICA PRESS / Sida. VIH. Infecciones por otros virus / Top News

Verdades y mentiras de algunos movimientos antivacunas
15 septiembre
12:50 2020

Los “Médicos por la Verdad”, que ponen en duda la eficacia y la conveniencia de uso de las vacunas contra la Covid-19, están bastante alejados de la verdad científica. Divulgar información científica rigurosa, evitando sesgos o manipulaciones, constituye uno de los pilares sobre los que se fundamenta el principio de autonomía de los pacientes, que deben poseer la suficiente información, y debidamente contrastada, para tomar decisiones correctas, fundamentadas en la evidencia científica.

En un reciente Informe de nuestro Observatorio de Bioetica, nos hemos referido a los movimientos antivacunas, comentando su oposición al uso de las vacunas contra la Covid-19. En él comentamos, aunque de forma breve, lo que defiende dicho movimiento antivacunas.

Sin embargo, ahora, se están promoviendo en las redes sociales manifestaciones de un grupo denominado “Médicos por la Verdad”, que ponen en duda la eficacia, y por consiguiente la conveniencia de uso de las vacunas contra la Covid-19.

Dicho grupo está capitaneado por varios profesionales, entre los que cabe destacar a María José Martínez Albarracín.

Mª José Martinez Albarracín es licenciada en Medicina y Cirugía, por la Universidad de Murcia y cuenta con un posgrado en Homeopatía Unicista y Psicoterapia Gestalt. En algunas entrevistas que se le han hecho, se la presenta como “Catedrática de Procesos de Diagnósticos Clínicos”, cuando en realidad es “Catedrática en el Cuerpo de Profesores de Enseñanza Secundaria, en la Especialidad de Tecnología Sanitaria”, según se constata en el BOE de 13 de septiembre de 1996, en la página 27814.

Aclarado su grado académico, parece de interés referir algunas cosas que la licenciada Martínez Albarracín comenta en un video publicado el 22 de mayo de 2020, entre ellas:

  1. Que las vacunas y los vacunados contagian y, a veces, más que los enfermos.
  2. Que los gérmenes que son inoculados con la vacuna también contagian, aunque hay unas vacunas que contagian más que otras, pero todas contagian.
  3. Que las vacunas no ofrecen ninguna protección.
  4. Que no hay ninguna vacuna necesaria.
  5. Que se está experimentando con vacunas no comprobadas, como son las que van a utilizar “virus genéticamente modificados”.
  6. Que el utilizar vacunas con organismos genéticamente modificados nunca se ha estudiado.
  7. Que no sabemos qué consecuencias pueden tener para la salud, teniendo en cuenta además que los receptores AC-2, que son los que la ciencia nos dice son los receptores de coronavirus, están fundamentalmente en testículos, ovarios, endometrios y tejidos embrionarios.
  8. Que una vacuna que produjera los hipotéticos virus por inserción en nuestro genoma, no sabemos si puede atacar a los órganos reproductores y producir esterilidad,

Y, sobre todo, a nuestro juicio, lo más llamativo es,

  1. Que ahora mismo no hay epidemia de la Covid-19 en España.

Nos parece que todas estas afirmaciones, y especialmente la última, no merecen dedicar el tiempo, ni siquiera a un comentario, pero dado que Martínez Albarracín es licenciada en Medicina y Cirugía, nos vamos a referir con un poco más de detenimiento, a lo que afirma de las vacunas genéticas, al decir que, a las que, según ella,  pueden modificar el genoma de los pacientes.

Como se ha indicado, Martínez Albarracín afirma que el virus afecta especialmente a los órganos reproductores por unirse al receptor AC-2, que en ellos existe, cuando es bien sabido que especialmente se une a dicho receptor, pero en las células pulmonares (ver más).

Este tipo de afirmaciones, que relacionan determinadas vacunas con la posibilidad de modificación del genoma de las células de quien las recibe, ya han sido recogidas y  desmentidas en otros videos  anteriormente.

Sin  embrago, con respecto a  esto, convienen recordar que para que los genomas se modifiquen por las vacunas génicas, el material que se inyecta debe alcanzar el núcleo de las células que lo reciben, cosa que sucede en el caso de las vacunas de ADN, como la promovida por la farmacéutica Inova, pero no con las vacunas elaboradas utilizando ARN, que actualmente son las vacunas génicas que están en fase más avanzada de experimentación, como puede ser la de la farmacéutica estadounidense Moderna, pues el ARNm inyectado ejerce sus funciones en el citoplasma de la célula receptora, en donde genera el antígeno, en este caso la proteína S, que estimulará la respuesta inmunológica en la persona vacunada. Por ello, al generarse en el citoplasma no penetra en el núcleo y por tanto no puede modificar el genoma del paciente.

En estas vacunas, el ARN se ha tratado con compuestos químicos para estabilizarlo y nanopartículas para empaquetarlo en los inyectables que deben administrase a los pacientes.

Pero, sobre el mecanismo de acción de las vacunas ARNm y profundizando un poco más, dado que los componentes de este grupo antivacunas son médicos, nos vamos a referir a los mecanismos que se dan en la interacción de las vacunas de ARNm con el genoma nuclear.

Las vacunas basadas en ácidos nucleicos han comenzado a ser potencialmente prometedoras como aproximación alternativa a las convencionales (ver AQUÍ). De entre ellas, las de ARNm tienen la ventaja de ser más eficientes, baratas y rápidas en su producción que las basadas en ADN. Otra ventaja significativa es que son más seguras, pues no se fabrican con partículas patógenas o patógenos inactivados, por lo que no son infecciosas y, además, la inyección de ARNm no supone un riesgo de ruptura o modificación de la secuencia de ADN natural de las células, puesto que no necesita entrar al núcleo para expresar el antígeno (ver más). El ARNm no se integra en el genoma del huésped y la cadena de ARNm de la vacuna se degrada una vez que se ha sintetizado la proteína correspondiente.

Existen varias aproximaciones en el diseño del ARN que llega a la célula para activar la respuesta inmune, desde el ARN desnudo que codifica la proteína viral de interés, hasta una o varias construcciones con diferentes secuencias (ver AQUÍ), por ejemplo, codificando una replicasa de un alphavirus (self-amplifying RNA, saRNA) además del ARNm vírico de interés, lo que permite la amplificación de la señal por multiplicación in vivo de las cadenas de ARN, requiriendo una dosis mucho menor de la vacuna.

Concluyendo, pues, sobre todo esto, nos parece que el autodenominado grupo “Médicos por la Verdad”, están bastante alejados de la verdad científica, que es la que debe predominar en este tipo de temas.

Desde el Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia, no queremos promover ningún debate con este grupo de profesionales, sino únicamente dejar constancia de evidencias científicas que nos parece contradicen algunas de sus afirmaciones en relación con las vacunas contra la Covid-19.

 

   

Justo Arnar, Julio Tudela y José Blesa

Observatorio de Bioética

Instituto de Ciencias de la Vida

Universidad Católica de Valencia

Verdades y mentiras de algunos movimientos antivacunas
Relevancia
Temáticas
Compartir

Acerca del autor

OBSERVATORIO DE BIOETICA UCV

Artículos relacionados

0 comentarios

Escribe un comentario

Su email no será publicado.
Los campos requeridos están marcados *