Los responsables de las firmas farmacéuticas europeas y norteamericanas Astra Zeneca, Biotech, GlaxoSmithKline, Johnson & Johnson, Merck, Moderna, Novavax, Pfizer y Sanofi, las cuales están intentando poner a punto una vacuna contra la Covid-19, han emitido un manifiesto conjunto en el que se comprometen a no recabar la autorización para su uso si no está claramente especificada su seguridad y eficacia, en un ensayo clínico de fase 3, siendo por tanto la prioridad de estas firmas, la seguridad y la beneficiencia de los usuarios. También manifiestan que los intereses políticos deberían posponerse a los intereses médicos (ver más)pues al parecer, existen objetivas presiones políticas para que algunas de las vacunas estadounidenses puedan estar disponibles antes del 3 de noviembre, fecha de las ellecciones presidenciales en Estados Unidos.

En cambio, la firma rusa y las chinas, no están actuando con el mismo criterio, lo que hace dudar la eticidad de la puesta en marcha de éstas últimas (ver AQUÍ).