Un problema objetivo en la evolución de la pandemia del coronavirus es saber si personas que se han recuperado clínicamente de las infecciones, y que además han dado negativo al test de diagnóstico de infección, pueden volver a ser positivos. En relación con ello, expertos surcoreanos afirman que detectar nuevos anticuerpos podría ser crucial para saber qué es lo que está pasando, pues estos pacientes “reinfectados” podrían ser una nueva fuente de contagio (ver más AQUÍ).