Observatorio de Bioética, UCV

El impulso génico se abre paso

 Última hora

Genética y genómica / Noticias / BIOÉTICA PRESS

El impulso génico se abre paso
12 junio
09:18 2020

Las investigaciones sobre el genoma y la posible aplicación de lo que se va conociendo en el campo de la medicina, la biología, los ecosistemas, y en general sobre cualquier aspecto relacionado con los seres vivos, siguen en auge. Un ejemplo de ello es todo lo relacionado con la edición genética.

En este campo, una nueva técnica genómica se está ahora abriendo paso con inusitada fuerza, el denominado «impulso genético». Según se describe en un amplio artículo publicado en el número de Investigación y Ciencia de mayo de 2020, se entiende por «impulso genético» “la modificación de un gen para que se propague por una población a más velocidad de lo que es capaz de hacerlo la herencia normal. Con esta técnica se altera o secuencia un gen concreto, o se muestra otro nuevo, sirviéndose de la herramienta de edición genética CRISPR y de un trozo de ADN. En la siguiente generación el genoimpulsor se autocopia entero en el cromosoma homólogo, de tal forma que el genoma deja de contener la versión natural del gen elegido, que es sustituido por dos copias del genoimpulsor. Así, el cambio se transmite casi al cien por cien de la descendencia, en vez de solo a la mitad”.

El primer genoimpulsor fue propuesto en 2014 por Kevin Esvelt, del Instituto de Tecnología de Massachussets, el célebre MIT, y el genetista George Church de la Universidad de Harvard.

En principio esta técnica se pensó esencialmente para tratar de eliminar mosquitos transmisores de una enfermedad, especialmente el Anofeles, transmisor de la malaria; pero sus aplicaciones pueden ser muy variadas, como por ejemplo la lucha contra las enfermedades transmitidas por insectos, el control de las especies invasoras o incluso la reversión de la resistencia a los insecticidas.

Pero el uso de los genoimpulsores puede plantear también objetivos problemas, especialmente por su capacidad de alterar poblaciones enteras que podrían modificar todo el ecosistema. Por lo que, al menos en teoría, podrían alterar de alguna forma el medio ambiente y hasta la propia salud humana.

Según comenta Natalie Kofler, de la Universidad de Yale, en el artículo de Investigación y Ciencia al que nos estamos refiriendo, la utilización del «impulso génico» “tiene posibilidades de convertirse en un artefacto inmensamente poderoso y de cambiar el curso de los acontecimientos, tal vez de modo impredecible”.

Por ello, en 2017, Kofler convocó a científicos y expertos en ética para deliberar sobre las cuestiones sociales que rodean al «impulso genético», de las que, en su opinión, “las principales incógnitas éticas se centran en la justicia”. Según Royden Saah, director del programa GBIRD, dirigido al biocontrol de los roedores, “queremos estar seguros de que las cosas se hacen bien. Con independencia de lo rápido que progresen las técnicas, deberían avanzar en los aspectos sociales y éticos”.

El impulso génico se abre paso
Relevancia
Temáticas
Compartir

Acerca del autor

OBSERVATORIO DE BIOETICA UCV

Artículos relacionados

0 comentarios

Escribe un comentario

Su email no será publicado.
Los campos requeridos están marcados *

Máster Universitario de Bioética

¡Inicio de plazo de reserva!

Vídeo explicativo del Máster

Visite Nuestro Canal de YouTube

Suscríbete a Nuestras Newsletters





Selecciona lista(s):

Bioética Press




Contacta con Nosotros:

Visite Nuestra Web en Inglés