En un amplio estudio realizado con niños transexuales, se concluye que la salud mental de estos niños, incluso aunque estén apoyados por sus padres, es peor que la del grupo control, en particular en lo que se refiere a los niveles de ansiedades, tanto de los niños como de sus padres (ver más AQUÍ).