Observatorio de Bioética, UCV

La UNESCO defiende el respeto de la vulnerabilidad humana y la integridad personal

Noticias / BIOÉTICA PRESS / Reproducción asistida

La UNESCO defiende el respeto de la vulnerabilidad humana y la integridad personal
10 octubre
12:56 2019

La Conferencia general de la UNESCO aprobó el 19 de octubre de 2005 la “Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos”. Esta Declaración contiene una serie de principios (artículos 3-17) entre los que encontramos el principio de “respeto de la vulnerabilidad humana y la integridad personal” (artículo 8). El texto de este artículo es el siguiente:

“Al aplicar y fomentar el conocimiento científico, la práctica médica y las tecnologías conexas, se debería tener en cuenta la vulnerabilidad humana. Los individuos y grupos especialmente vulnerables deberían ser protegidos y se debería respetar la integridad personal de dichos individuos”.

Surge espontánea la pregunta: ¿quiénes son los “individuos y grupos especialmente vulnerables”?

En una primera respuesta, podríamos decir que son todos aquellos que cuentan con pocos medios para defender sus propios derechos. Lo cual ocurre, principalmente, por dos motivos: o porque carecen por sí mismos de hacer valer su voz; o porque otros han decidido marginarlos, discriminarlos, maltratarlos o perseguirlos.

Sin ser exhaustivos, podemos recordar cuántos son los seres humanos “especialmente vulnerables” por uno o por los dos motivos anteriormente mencionados a la vez: los bebés, los niños, los enfermos (especialmente los enfermos mentales), los ancianos, los pobres, los refugiados, las mujeres en muchos lugares del planeta, etc.

Los más desprotegidos

A la lista anterior habría que añadir un grupo de seres humanos cada vez más abandonados y desprotegidos: los embriones y los fetos.

Tanto en el seno materno como en muchos centros de reproducción asistida (embriones recién producidos o embriones congelados), estos seres humanos viven en una situación de especial vulnerabilidad. En muchos países, porque es legal su eliminación a través del aborto, sea por decisión de la madre, o sea por decisión de otras personas que obligan a la madre a abortar. En otros países, porque sin ser legal, muchos recurren al aborto clandestino.

Respecto de la reproducción asistida (artificial), hay que recordar que en algunas de las técnicas usadas suelen morir uno o varios embriones por cada hijo que llega a nacer. En ocasiones, algunos de esos embriones son eliminados por una mentalidad discriminatoria que desecha las vidas de quienes puedan tener defectos genéticos o no reúnan características deseadas por sus padres.

Además, miles y miles de embriones están congelados en muchos centros de reproducción asistida. El riesgo de daños en esos embriones cuando sean descongelados es muy alto: están en una situación de alta vulnerabilidad. No faltan grupos de presión que desean usarlos para el “progreso” científico, como si se tratase de material biológico disponible para la investigación, lo cual significa olvidar la dignidad que tienen esos embriones en cuanto seres humanos.

Hay que promover, por lo tanto, una cultura de respeto hacia el ingente número de embriones y fetos que hoy se encuentran desamparados, sin protección legal dentro o fuera del seno materno. Esos embriones y fetos pertenecen al “grupo” de seres “especialmente vulnerables” que han de ser protegidos. No sólo porque lo diga la UNESCO en su “Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos”, sino porque lo exige la justicia. Sobre todo, porque lo exige, de un modo mucho más profundo y más rico, el amor hacia cada uno de nuestros hijos, especialmente los más pequeños y vulnerables: los embriones (ver más AQUÍ).

La UNESCO defiende el respeto de la vulnerabilidad humana y la integridad personal
Relevancia
Temáticas
Compartir

Acerca del autor

OBSERVATORIO DE BIOETICA UCV

Artículos relacionados

0 comentarios

Escribe un comentario

Su email no será publicado.
Los campos requeridos están marcados *