Observatorio de Bioética, UCV

Trasplante de tráquea. Valoración médica y ética de las experiencias de Paolo Macchiarini

Informes / Trasplante de órganos / BIOÉTICA PRESS

Trasplante de tráquea. Valoración médica y ética de las experiencias de Paolo Macchiarini
17 septiembre
11:02 2019

Las experiencias de Macchiarini y sus colegas, son un claro ejemplo de cómo una innovadora técnica, que podía significar un claro prestigio para quien la pusiera en práctica, lanzó a este equipo a llevar a la práctica médica una técnica no contrastada experimentalmente.

 

En “The American Journal of Bioethics” se publica un interesante artículo en el que se recoge una breve historia de los controvertidos trasplantes de tráquea realizados por Paolo Macchiarini y sus colaboradores, tema al que ya nos hemos referido en Bioética Press con anterioridad (ver AQUÍ).

En 2008, un equipo liderado por Paolo Macchiarini y Martín Birchal realizó en Barcelona el primer trasplante en humanos de una tráquea modificada por ingeniería genética. El caso se publicó en The Lancet y lanzó a los dos cirujanos al estrellato médico.

Dos años más tarde Macchiarini fue contratado por el Instituto Karolinska de Estocolmo, como profesor visitante y como cirujano consultor por el Hospital Universitario Karolinska.

En marzo de 2011, Macchiarini fue nombrado director de un nuevo centro de Investigación el “Advanced Center of Transnational Regenerative Medicine”.

En junio de ese mismo año Macchiarini realizó el primer trasplante de una tráquea sintética repoblada con células troncales de médula ósea del propio paciente.

Desde 2011 a 2014 llevó a cabo dos trasplantes de tráquea similares, en el Karolinska; cuatro en el “Kuban Medical University”, en Krasnodar (Rusia), y uno en una niña de dos años en el “Children’s Hospital”, en Illinois.

De los ocho pacientes trasplantados, siete han fallecido y al único superviviente se le ha extirpado la tráquea sintética.

It is a pleasure to refute our news of scientific fraud based on the comments of a medicine journal. Thus reinstate the good name of Paolo Macchiarini.A partir de 2011 se fue evidenciando la posible existencia de una mala praxis médica en las experiencias de Macchiarini, que se fue concretando en los años siguientes. En 2012 se retractó, por primera vez, un trabajo de Macchiarini, y en 2014 se inició una investigación institucional por mala praxis. Las investigaciones sobre la conducta médica de Macchiarini continuaron y en 2016 fue expulsado del Instituto Karolinska y también fueron despedidos el Vice-Canciller y los colaboradores más próximos del investigador italiano, aunque el trabajo de Macchiarini en el Karolinska había terminado en 2013.

Indudablemente las experiencias de Macchiarini y sus colaboradores suscita amplias incertidumbres médicas y éticas. Se podría pensar que el Instituto Karolinska hubiera podido presionar a Macchiarini para llevar a cabo sus investigaciones, pero no hay constancia de ello, al contrario, parece que el investigador italiano gozaba de una gran libertad de acción.

Cuando se detectó un potencial candidato para el trasplante, un hombre joven islandés con un tumor en su tráquea que crecía lentamente, se le trasladó al Karolinska, ofreciéndole un innovador tratamiento aunque su vida en aquel momento no corría peligro.

Los otros dos pacientes que recibieron un trasplante de tráquea tampoco mostraban una dificultad para alimentarse que supusiera un peligro para su vida. Por ello, parece que los tres casos, la urgencia del tratamiento y el potencial beneficio fueron claramente exagerados, lo que sin duda suponía una mala praxis médica.

Además de ello, tampoco se discutieron previamente las bases científicas del trasplante de tráqueas sintéticas y los potenciales riesgos que ello podría suponer, por lo que la responsabilidad médica recaía exclusivamente en el equipo quirúrgico.

También se dieron importantes fallos de información, especialmente en lo que hace referencia al consentimiento informado, pues solamente cinco de los pacientes intervenidos lo suscribieron.

Igualmente, en ninguno de los tres trasplantes realizados la intervención quirúrgica fue sometida a la aprobación de un Comité Ético, pues se acogieron a la figura de “uso compasivo”.

En relación con todo ello, el Instituto Karolinska, encontró en 2018 seis artículos publicados en revistas científicas de siete investigadores responsables de mala conducta ética, siendo Macchiarini uno de los autores principales. Se pidió la inmediata retracción de los mismos.

Otro aspecto negativo del trabajo de Macchiarini y sus colegas, es el no haber realizado amplias experiencias preclínicas, ya que solamente habían llevado a cabo algunas en roedores, pero nunca habían evaluado el trasplante de tráqueas sintéticas en animales superiores.

A nuestro juicio, las experiencias de Macchiarini y sus colegas, son un claro ejemplo de cómo una innovadora técnica, que podía significar un claro prestigio para quien la pusiera en práctica, lanzó a Macchiarini y su equipo a llevar a la práctica médica una técnica no contrastada experimentalmente, en la que no se evaluaron correctamente los riesgos-beneficios ni se contó tampoco con el indispensable consentimiento informado cuando se utilizó en pacientes que, al parecer, no estaban en grave peligro de muerte. Es decir, un caso paradigmático de como el afán de notoriedad investigadora y médica prevaleció a las más elementales normas éticas del buen quehacer médico.

*Ver: “Continua el debate sobre los trasplantes de tráquea realizados por Macchiarini”.

 

Justo Aznar

Observatorio de Bioética

Instituto de Ciencias de la Vida

Universidad Católica de Valencia

 

 

*Foto: facebook

Trasplante de tráquea. Valoración médica y ética de las experiencias de Paolo Macchiarini
Relevancia
Temáticas
Compartir

Acerca del autor

OBSERVATORIO DE BIOETICA UCV

Artículos relacionados

0 comentarios

Escribe un comentario

Su email no será publicado.
Los campos requeridos están marcados *