La FDA norteamericana aprobó el pasado 21 de junio la venta de un nuevo medicamento destinado a mejorar el deseo sexual en las mujeres. La conocida popularmente como . Se trata de una hormona sintética, que activa los receptores cerebrales clave involucrados en las respuestas sexuales al reducir la inhibición y aumentar así la excitación neuronal. Se administra parentalmente. El fármaco está destinado a ser un tratamiento para el trastorno del deseo sexual hipoactivo que se reconoce como un problema de salud objetivo.