Se comprueba que los esfuerzos por acabar con el uso del tabaco pueden causar efectos psiquiátricos adversos, entre ellos ansiedad, ideas suicidas y trastornos de la conducta. Es la primera vez que un amplio estudio multicultural estudia los efectos secundarios adversos de tres pautas terapéuticas utilizadas para dejar de fumar, aunque la buena noticia es que “la gran mayoría de las personas no presentan efectos psiquiátricos cuando utilizan la mayoría de los fármacos utilizados para terminar con el uso del tabaco” (ver AQUÍ).