Utilizando los datos de las tasas de suicidio entre el personal médico en América del Norte, se han publicado diversos artículos que hacen referencia a los 400 suicidios registrados en 2016 en ese país y su creciente tendencia, que algunas fuentes califican de epidemia. Muchas instituciones están trabajando para prevenir dichos suicidios en Estados Unidos. En este sentido, en un artículo publicado en Journal of Palliative Medicine, se proponen unas medidas para reducir el agotamiento del personal médico, una de las causas de depresión y suicidio. El estudio además evalúa el papel de las conductas que se siguen en el momento de la muerte de los pacientes, a fin de aumentar la compasión y disminuir el agotamiento entre el personal sanitario y los voluntarios. El artículo se basa en un amplio trabajo, en el que se recogen datos proporcionados por 390 empleados de centros de cuidados paliativos de 38 estados. Los autores concluyen que las medidas propuestas pueden constituir un instrumento importante para aumentar la compasión y disminuir el agotamiento entre el personal sanitario. En nuestra opinión, es una iniciativa oportuna, no solo para evitar el agotamiento profesional y el estrés, sino también para brindar a los pacientes terminales un servicio humanitario de acuerdo con su dignidad.