La creación de estructuras orgánicas (organoides) similares a otras de nuestro cuerpo puede tener objetivas aplicaciones biomédicas. En esta ocasión se publica en Science un interesante artículo en el que se refiere que se han creado biobancos de organoides generados a partir de células de metástasis cancerosa gastrointestinales de pacientes que ya estaban incluidos en ensayos de fase I y II de este tipo de cánceres. La creación de estos organoides ha permitido a los autores comparar el efecto de la terapia que los enfermos están recibiendo in vivo. Sin duda un avance biomédico, que adicionalmente no presenta, a nuestro juicio, dificultades éticas.