La cultura transgénero está llegando a los niños y los médicos. Con tan solo ver al niño 20 minutos, le diagnostica disforia de género y le hormona.

 

Gabriele Kuby, en una conferencia pronunciada en Alcalá de Henares el 23 de febrero de 2018, afirmó que en muchos países no se pueden dar datos objetivos sobre transexualidad porque puedes ser acusado de homofobia. “En mi libro expongo el sufrimiento de muchos transexuales, por ejemplo, el 40% ha intentado suicidarse, la tasa de infección del VIH es cinco veces superior a la media y el 19% vive en la pobreza extrema». La escritora alerta de que la revolución sexual está avanzando a una velocidad pasmosa. “Estamos viendo que la cultura transgénero está llegando a los niños. Y los médicos, con tan solo ver al niño 20 minutos, le diagnostica disforia de género y le hormona, sabiendo que el tratamiento le va a dejar estéril para toda su vida y con riesgo a enfermedades. En Canadá, si los padres se niegan al cambio de sexo de su hijo, le retiran la custodia, argumentando que, si se impide al niño cambiarse de sexo, podría suicidarse. Esta situación ya puede darse también en España” (Ver más AQUÍ).