La terapia anticancerosa o la edad avanzada de las mujeres puede conducir a una pérdida de la función ovárica. Esto puede ocasionar objetivos problemas de salud, como pueden ser alteraciones sexuales, obesidad u osteoporosis. Estas alteraciones pueden paliarse por terapia hormonal sustitutiva, pero por mostrar efectos secundarios negativos su uso está disminuyendo. Ahora se propone crear ovarios artificiales que puedan ser un sustituto de la terapia hormonal. Ello se ha conseguido en ratas creando un ovario artificial que es capaz de secretar hormonas en el cuerpo de otro animal sin función ovárica. Los animales trasplantados mostraron menores depósitos grasos y osteoporosis que las ratas con ovarios sanos o tratadas con hormonas (ver más información AQUÍ).