Los implantes médicos siguen dando problemas. En efecto, la compañía farmacéutica Johnson and Johnson y su filial DePuy Orthopaedics, ha sido multada con 210 millones de euros por una denuncia planteada por 6 pacientes que tuvieron problemas importantes con unos implantes de cadera facturados por dichas empresas, denominados Pinnacle. Este es el tercer caso que la compañía pierde desde que se iniciaron las denuncias en 2014, aunque los implantes se habían retirado ya del mercado en el año 2013, cuando fueron denunciadas sus deficiencias por la FDA norteamericana (ver más AQUÍ). Estos hechos ponen de manifiesto las dificultades éticas que en ocasiones se plantean en relación con productos farmacéuticos y que no siempre se resuelven tan positivamente por los pacientes como en el caso que se comenta.

 

*Foto: pureprotein.msk.ru