La posibilidad de congelar ovocitos, esperma y embriones, ha abierto nuevas posibilidades a la reproducción asistida. Sin embargo, también plantea nuevas cuestiones éticas, como se comenta en un artículo en Fertility and Sterility. En él se indica que “el uso de esperma criconservado postmorten ha creado un debate que no existía hace 50 años. La capacidad de tener embriones supernumerarios ha ampliado la controversia en la elección reproductiva. La crioconservación de ovocitos es revolucionaria, pero también está sujeta a críticas cuando se usa para el retraso electivo de tener hijos.