La doctora polaca Katarzyna Jachimowicz fue despedida en 2016 como médico en la ciudad de Sauherad, Noruega, por negarse a insertar dispositivos intrauterinos (DIU) por su posible efecto abortivo. Tras haber presentado apelación, el pasado día 24 la Corte de Justicia dictaminó que su despido fue una violación de los derechos humanos. Jachimowicz denunció que habían violado sus derechos y que el sistema de salud público la había despedido improcedentemente. La corte de Apelación de Skien le ha dado la razón y ha revertido la sentencia previa de la corte de Notodden. El municipio de Sauherad ha sido condenado a pagar 600.000 coronas, unos 61.000 euros, por las costas del juicio. El caso de Jachimowicz es histórico en Noruega ya que por primera vez alguien obtiene una victoria legal por una razón de libertad de conciencia (ver más información AQUÍ).

 

*Foto: Facebook