Para Hilary Clinton el aborto es “incuestionable” y una política favorable a los abortos “ilimitados no es negociable”. Según se recoge en el libro que ha escrito la señora Clinton, un aspecto importante de la batalla proaborto en Estados Unidos, con claros tintes políticos, es si en el Parlamento Demócrata norteamericano tienen cabida  demócratas “pro-life”. Algunos demócratas apoyan esta inclusión, aunque otros defienden que el aborto no es negociable. En relación con ello Clinton esencialmente afirma que el Partido demócrata debe continuar promoviendo el aborto sin límite de demanda  pues los abortos son innegociables.