La maternidad a edades avanzadas puede acarrear indudables perjuicios, tanto para la madre como para el hijo. En EEUU ha aumentado 8 veces el número de mujeres que tiene un hijo a partir de los 35 años.

Cada vez hay más mujeres en Estados Unidos que trabajan profesionalmente. En 1963 solamente lo hacían el 38%. En 2012 las profesionales superan a las que no lo son. También en Europa, en el 2009, las mujeres trabajadoras superaban a las no trabajadoras profesionalmente. Por otro lado, cada vez se retrasa más la maternidad, entre otras razones por motivos profesionales. En los últimos 50 años, en Estados Unidos la edad de tener el primer hijo ha pasado de 22 a 28, y el número de las que lo tienen a partir de los 35 años ha aumentado 8 veces (ver AQUÍ). Esta es una importante circunstancia social que hay que tener en cuenta, pues está bien determinado que retrasar la maternidad puede acarrear indudables perjuicios, tanto para la madre como para el hijo.