Un estudio demuestra que la exposición de la madre durante el embarazo a un influjo negativo, como puede ser la muerte de su marido, puede afectar a la expectativa de vida del niño nacido en esas condiciones.

Existe abundante evidencia médica de que la exposición durante los primeros meses del embarazo a circunstancias adversas puede influir en la vulnerabilidad en la época adulta de los nacidos. Ahora, en un artículo publicado en PNAS, se valora cómo la muerte del padre durante el embarazo de su hijo puede influir en la salud y expectativa de vida del futuro niño. Para ello, se evalúa cómo pudo afectar la muerte de 1.4 millones de soldados durante la primera guerra mundial estando la madre embarazada. Los resultados muestran que la exposición de la madre durante el embarazo a un influjo negativo, como puede ser la muerte de su marido, puede afectar a la expectativa de vida del niño nacido en esas condiciones.