Charlie Gard -el bebé de 11 meses conectado a una máquina respiratoria en un hospital de Londres- y sus padres, han recibido de parte del Congreso norteamericano el permiso de residencia permanente  para que puedan viajar a EEUU y someter al pequeño a un tratamiento experimental que podría salvarle de una rara enfermedad genética.

Según las últimas noticias, a Charlie Gard se le ha concedido, por el Congreso norteamericano la residencia legal y permanente en los Estados Unidos.

La noticia se ha publicado en un reciente tweet de Jeff Fortenberry, representante republicano de los Estados Unidos para Nebraska: «Acabamos de aprobar una enmienda que otorga el estatus de residente permanente a CharlieGard y su familia para que Charlie pueda recibir el tratamiento médico que necesita».

En teoría, esto le permitiría viajar a Estados Unidos para recibir el tratamiento experimental con nucleósidos, como desean sus padres. Sin embargo, el periódico MailOnline declara que “fuentes legales han dicho que Charlie está sujeto a una orden de la Corte Suprema y que no importa qué pasaporte tenga”.

Foto: Facebook