El síndrome de Asherman es una anomalía uterina adquirida caracterizada por la existencia de adherencias intrauterinas y que clínicamente causa infertilidad, abortos recurrentes y alteraciones menstruales. Su prevalencia oscila entre el 2% al 22% de las mujeres infértiles.

Se han propuesto varios tratamientos quirúrgicos y médicos pero sin resultados favorables. Ahora en un trabajo publicado en Human Reproduction  se propone tratarlo con celulas madre adultas obtenidas de la sangre menstrual, de la propia paciente.

Hasta el momento utilizando esta técnica se han tratado siete mujeres infértiles con síndrome de Asherman. Todas las pacientes estaban en edad reproductiva (33.7 ± 1.5 años) y sufrían infertilidad durante 4.8 ± 1.2 años.

Las células madre de sangre obtenidas a los dos días de la menstruación se trasplantaron al útero practicándose seguidamente estimulación hormonal.

En todas las pacientes se observó un engrosamiento del endometrio y una vuelta del mismo a su morfología normal. Una paciente se quedó embarazada espontáneamente. En otras cuatro se realizó una transferencia embrionaria y dos de ellas quedaron embarazadas.

Los resultados de este articulo sugieren que el trasplante de células madre adultas obtenidas de sangre menstrual de la propia paciente puede ser una de las mejores opciones para la regeneración del endometrio en enfermas con  síndrome de Asherman.

Esta práctica, desde un punto de vista  bioético, merece una favorable valoración, pues se utilizan células madre adultas que, como se sabe, no presentan ninguna dificultad ética para ser utilizadas.

Foto: Photostock