Tanto las anteriores técnicas como la del nuevo estudio, son éticamente inaceptables, pues se manipulan y destruyen embriones humanos (ver AQUÍ).

Recientemente se ha publicado en Nature un artículo que describe la aplicación de las técnicas de reemplazo mitocondrial sobre embriones humanos viables (ver AQUÍ), considerándose esta experiencia como el primer estudio preclínico en humanos en este campo.

La técnica utilizada es la Pronuclear Transfer, cuyo protocolo de aplicación es modificado en el estudio para mejorar la eficiencia. Esta técnica ya había sido ensayada anteriormente sobre embriones humanos sobrantes de tratamientos de fecundación in vitro. Es por ello, que estas experiencias no se consideraban estudios preclínicos. No obstante, los investigadores observaron que el método utilizado en los estudios con cigotos humanos fertilizados de forma anormal no fueron bien tolerados por los cigotos fertilizados normalmente, por lo que desarrollan un enfoque alternativo, adelantando el momento de transferir los pronúcleos y modificando las condiciones de la transferencia.

A nuestro parecer, tanto las anteriores experiencias como el nuevo estudio, son éticamente inaceptables, pues se manipulan y destruyen embriones humanos. Sin embargo, si bien no sorprende que esto no sea tenido en cuenta en ninguno de los trabajos, sí llama la atención que se sigan dando pasos adelante en un campo cuya licitud no ha sido consensuada por la comunidad científica, por tratarse de una modificación de la línea germinal y por los problemas de seguridad que plantea.