Organome, una compañía de Baltimore, pretende producir mini cerebros que puedan ser utilizados en la investigación. Los “mini cerebros” producidos por organoides no son los primeros, pero los hasta ahora generados, son demasiado pequeños para su uso experimental, pues no miden más de 5 milímetros de ancho y además se requieren varios meses para producirlos, además contienen cantidades muy variables de células, lo cual significa un objetivo inconveniente para su uso experimental. Los organoides ahora producidos por Organome miden 350 milímetros de anchura y aproximadamente tienen el mismo número de celulas. Además utilizando medios técnicos propios los organoides se consiguen en unas 10 semanas, y tienen una composición celular muy similar. La empresa piensa poder tener estos  “mini cerebros”  en el mercado el próximo septiembre. Una compañía colaboradora europea de Organome, Atera, piensa producir también organoides de epidermis humana. Organome es la empresa matriz ubicada en Estados Unidos y Atera será su sucursal europea (Nature Medicine 22; 338, 2016).