Actualmente en Irlanda del Norte la ley prohíbe el aborto, excepto si peligra la vida de la madre o existe un riesgo grave para la salud de la misma. En cualquier otro supuesto, el aborto está prohibido, aun cuando el no nacido tenga una anomalía incompatible con la vida. El parlamento regional de Irlanda del Norte ha rechazado flexibilizar la ley referida al aborto a pesar del fallo del Tribunal Superior de Belfast. 59 diputados votaron en contra de ampliar los supuestos para esta ley, frente a los 40 que votaron a favor. Por tanto, la ley  de Irlanda del Norte se mantiene como está, siendo legal  solamente bajo los supuestos de peligro de vida de la madre o riesgo grave para su salud (Foro de la Familia.11-II-2016).