A una pareja homosexual  israelí le asignan una niña nacida tras una subrogación en Nepal (ver noticia sobre las madres de alquiler y sus hijos en Nepal) que no era la suya, ahora la reclaman sus padres. La agencia israelí Femen que se dedica a facilitar la subrogación manifiesta que se trata de un raro error humano. Sin embargo, el periódico de ese país, Timon of Israelí, manifiesta que algunos expertos afirman que no es un error tan infrecuente (Bioedge. 9-5-2016).