Las experiencias similares en países de nuestro entorno, de ofrecer gratuitamente los contraceptivos de emergencia, no han reducido los embarazos, ni los abortos y en cambio se ha incrementado la prevalencia de las enfermedades de trasmisión sexual.