Las estimaciones sobre la población mundial publicadas por la ONU –World Population Prospects– el pasado 29 de julio, señalan que la población mundial sigue creciendo, pero más lentamente de lo que se había pronosticado. Algunas causas del declive no previsto, según el informe de la ONU son el descenso de la fecundidad en muchos países y el envejecimiento de la población en los países desarrollados. Diez años antes, la tasa de crecimiento era del 1,24%, mientras que hoy día ha descendido al 1,18%.

Ver nuestro artículo, Previsiones demográficas: ¿Por qué fallan?