La explotación de las madres de alquiler provoca rechazo en la opinión pública cuando trascienden casos escandalosos, como ocurrió el pasado verano en Tailandia.

El guion vuelve a repetirse tras saberse que Israel ha rescatado de Nepal a varias parejas de homosexuales israelíes y a sus bebés obtenidos por maternidad subrogada, dejando a las madres de alquiler a su suerte. El mismo día que se produjo el terremoto en Nepal, el diario israelí Ynetnews informó que esa noche partiría desde Israel una unidad del ejército para rescatar a las parejas de gays que habían viajado hasta el país asiático para recoger a 24 bebés nacidos unas semanas antes de madres de alquiler. Los habían encargado allí porque en Israel solo pueden recurrir a la gestación subrogada las parejas heterosexuales. La noticia de Ynetnews no decía que las madres fueran a ser trasladadas a Israel (Aceprensa 8-07-2015).