La denominada “The Americans with Disabilities Act” (ADA) fue aprobada en 1990, lo que ahora se conmemora su 25 aniversario.  La ADA promueve la protección de los derechos civiles de más de 50 millones de americanos que padecen discapacidad. El objetivo fundamental de la ley es garantizar que los discapacitados tengan las mismas oportunidades  que cualquier otra persona para participar en la vida pública.  Esta ley define la discapacidad como una dificultad física o mental que limita sustancialmente las actividades vitales más importantes, como capacidad para hablar, andar, poder autocuidarse  y realizar trabajos manuales (JAMA, 313 (22): 2296. Junio 2015).