Se encarcela en Egipto, por primera vez,  a un médico por practicar la mutilación genital en niñas. Esta práctica es ilegal en ese país desde 2008, aunque todavía se practica mucho. A Raslan Fadl, que así se llama el médico, se le ha condenado a dos años de cárcel (British Medical Journal; 350: h477).