Observatorio de Bioética, UCV

Trabajar con buen humor en la empresa y siempre

Bioética / Bioética / Libros

Trabajar con buen humor en la empresa y siempre
04 febrero
11:40 2015

Autores: Salvador Moccia y Tomás Trigo.

Editorial Eunsa – 2009 (184 págs.)

Moccia y Trigo introducen su libro con sendas frases de premios Nobel (Sen, Economía; Levi-Montalcini, Medicina) en las que se afirman que sólo a través de los valores se superará el actual estado de confusión y crisis que vive nuestra sociedad, crisis que transciende la economía y se extiende a todos los ámbitos.

Como se refleja en el prólogo, estamos a un libro que nos ofrece “una concepción del trabajo según la cual el hombre debe volver a ser el eje de la actividad económica y empresarial”. Es decir, una perspectiva en la cual no se tenga sólo en cuenta el saber profesional, sino también la ética subyacente a este saber. Y así ya no hablamos de la empresa como una mera entidad dedicada a la generación de beneficios, sino de la empresa como “una comunidad de hombres que, de diversas maneras, buscan la satisfacción de sus necesidades fundamentales y constituyen un grupo particular al servicio de la sociedad entera”. La empresa como un espacio que aune productividad, salud y felicidad.

En la primera parte del libro Moccia y Trigo, tratan (desde una óptica cristiana) “la importancia de la felicidad en el conjunto de la vida de la persona y, de modo especial, en su vida laboral”. Ante todo, nos recuerdan que el trabajo no ha de ser considerado como un castigo, sino como “la vocación originaria” y radical “del hombre: la invitación de Dios a colaborar con Él en la creación, con inteligencia y amor”. Para ello es necesario que las condiciones de trabajo sean “realmente humanas” y no alienantes, permitiendo así a cada persona realizarse en su actividad laboral.

Para vivir el trabajo como Amor a Dios y servicio a los demás, hace falta que la búsqueda de bienes que caracteriza nuestra existencia (bienes de la naturaleza, bienes de la belleza, bienes espirituales…) esté guiada por una serie de principios claros, es decir, que el trabajo se desempeñe “respetando valores éticos o morales; dicho de otro modo, viviendo las virtudes.”

Así, Moccia y Trigo nos presentan la Oración del buen humor, de Santo Tomás Moro (cuya lectura recomendamos encarecidamente). Oración que lo largo de está primera parte del libro irán desgranando para mostrarnos el conjunto de valores que han de guiar y ordenar la vida de todo cristiano y, en especial, su trabajo. Valores cuya vivencia genera ilusión y confianza, el buen humor individual y facilitan que los trabajadores se sientan realizados a través de su actividad.

Tras el análisis pormenorizado de la oración y de los valores que de ella se desprenden, los autores nos introducen al concepto de “Empresa del buen humor”, recalcando que la ilusión y la confianza, el buen humor individual que nace de la experiencia de los valores, no son suficientes por sí solos y necesitan que los empresarios garanticen un adecuado entorno para que la amistad laboral y el buen humor puedan florecer.

La persona es el eje de este nuevo espacio y no la sola productividad o búsqueda de beneficios. Lo que no quiere decir que la empresa se desentienda de su actividad o la relegue a un segundo plano sino que le dé un nuevo sentido, en el que el lucro deja de ser un fin para convertirse en una consecuencia del trabajo bien hecho, de un digno servicio a la sociedad.

En la segunda parte del libro, analizan cronológicamente la evolución de las diversas concepciones de los valores en la literatura económica; para a continuación, mostrarnos que los valores no son únicamente relevantes a la hora de crear o transformar “las empresas del buen humor”, sino también en otras áreas de la actividad empresarial como son la gestión de la calidad total, el liderazgo y la inteligencia emocional.

De esta manera, los valores como fuentes de sentido ilusión y confianza: facilitan la introducción de los principios de la calidad total, entendida ésta como excelencia; refuerzan las habilidades de liderazgo, “y estas, a su vez, influyen en la misión a cumplir y en la mejora de la organización” y la productividad; actúan como elementos de la inteligencia emocional, permitiendo una gestión más madura y sabia de los retos que se presentan en la dirección empresarial y en el desarrollo de la actividad laboral.

Recomendamos la lectura de este texto tanto a trabajadores como empresarios, así como estudiantes. Los autores plasman sus ideas de una forma clara, sencilla y accesible a todo tipo de lectores. Muestran, desde los valores cristianos, una visión positiva y constructiva del trabajo, que de aplicarse en las empresas tendría un auténtico efecto transformador, revolucionario tanto para las vidas como para la economía, para la sociedad entendida como un todo. Sin duda un aporte valioso a la ética en el trabajo.

Manuel y Esteban Zunin

Observatorio de Bioética

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Trabajar con buen humor en la empresa y siempre
Relevancia
Temáticas
Compartir

Acerca del autor

Cristina Castillo Albarran

Artículos relacionados

0 comentarios

Escribe un comentario

Su email no será publicado.
Los campos requeridos están marcados *